Cannabis, Latinoamerica, Legalización, Lifestyle, Medicinal

Argentina, 6 de cada 10 personas votan por la cannabis

El resultado de una encuesta difundida por la Cámara Argentina del Cannabis, realizada a más de 1500 personas. Revela que los argentinos quieren cannabis y por supuesto una regulación inmediata.

Según la encuesta 6 de cada 10 argentinos, conocen a alguien que consume con fines medicinales. Cifra que se repite con personas que afirman haberla consumido y otros que podrían hacerlo en un futuro.

Se entrevistó un universo de 1.518 personas, de distintos lugares del país y 80 médicos y farmacéuticos. Quienes respondieron a favor de utilizar la cannabis con fines medicinales así como materia prima, para productos industriales y consumo responsable.

Consumo adulto responsable

En cuanto a la cannabis para uso medicinal, la mayoría confirmó conocer este uso y no hubo opiniones negativas. Así mismo el 88% de los farmacéuticos y el 65% de los médicos, lo consideraron como algo positivo el uso.

De igual forma 7 de cada 10 médicos y 8 de cada 10 farmacéuticos, recibieron información y consultas de pacientes para tener acceso a productos con la cannabis.

Por otra parte, en relación al sondeo realizado por Argencann. El 60% de los encuestados, están de acuerdo con la despenalización del consumo adulto responsable.

Pablo Fazio presidente de Argencann, asegura que este trabajo “Es un hito enorme y fundacional” para la organización y evaluó que “queda a las claras que la agenda, que nos dimos como objetivo visibilizar; en el debate público, cuenta con el enorme respaldo de la sociedad argentina”.

Pero es obvio, que los argentinos quieren la cannabis para uso lúdico.

“Concluido el trabajo en el Congreso por el nuevo marco regulatorio productivo del cannabis, nos pondremos atrás del uso adulto responsable. Es evidente que la población está reclamando abrir ese debate y ahí estaremos acompañando toda decisión política en ese sentido” dijo:     Fazio.

Despenalización y regulación

En días pasados el presidente Alberto Fernández, en el II encuentro Federal de Derecho dijo:  

“Tenemos que vencer y poner en debate una cuestión que tiene que ver, con la hipocresía social en la que vivimos. Hay una parte nuestra, que soporta cierta hipocresía. Que la marihuana es tóxica, no está en tela de juicio. Pero también el tabaco es tóxico y también el alcohol es tóxico. Y sin embargo hay toda una industria montada detrás del tabaco y el alcohol donde lo tóxico pasa a un segundo plano. El mayor problema que sufre nuestra juventud en materia de adicciones, no es precisamente por la marihuana, es por el alcohol. Nuestros jóvenes se dañan y dañan su físico, antes que nada, por el alcohol. Ahí está montada toda una industria, que es muy difícil de cuestionar”, enfatizó el presidente.

Aunque ya se había manifestado, a favor de un cambio de la legislación. Como sucedió en junio de 2019, cuando dijo que: “la solución no es andar persiguiendo a los que se fuman un porro”.

Para el activista Nico Milione, presidente de la agrupación porteña Acción Cannábica e integrante del colectivo Cannabis Congreso, dice: “es positivo que el presidente abra el debate” ya que “saldada la deuda con los usuarios medicinales y la producción tanto de cáñamo como de cannabis medicinal, nos podemos enfocar de lleno en la despenalización y la regulación para uso adulto”.

“Hay que sacar a la marihuana de la lista de estupefacientes y hay que ver cómo encarar el proceso legislativo a partir de estos dichos. Hay varios proyectos en el Congreso con estado parlamentario para llegar a este punto por lo que nos genera muchas expectativas, sabemos que esto recién comienza”, afirmó Milione.

Monopolio sin evidencias

Emilio Ruchansky, periodista e integrante del Acuerdo por la Regulación del Cannabis en Argentina, argumentó:

“Estamos desarrollando un proyecto de regulación legal basados en aspectos de salud pública. Nos interesa salir de la discusión de si la marihuana es buena o mala y pensar que lo malo es la clandestinidad. Es la tercera sustancia psicoactiva consumida en país y no es un mercado menor. Hablar en término de mercado es pensar en regulación para sacarle el negocio en las mafias como se hizo en Canadá y en Uruguay y estados de EE.UU. Es positivo que se abra el debate, la regulación tiene que ser consensuada entre miradas de la seguridad, la producción y la justicia social”.

En ese sentido, una encuesta realizada a mil argentinos mayores de 18 años. Dio como resultado que casi 6 de cada 10 (55%) están en favor de la legalización.

Por consiguiente, queda en evidencia que hay una reconsideración sobre la planta de la cannabis. Cuya posesión para consumo esta prohibida por la Ley 23.737, sancionada en 1989.

Época, donde el argumento que monopolizaba la discusión, sin evidencias científica y basada en mitos. Decía que la cannabis destroza neuronas, genera violencia y delincuencia en los que la consumen. Además de ser la “puerta de entrada” a otras drogas.

Una regulación legal

Debido a la cantidad de información, que circula en internet sobre la cannabis. Es un tema de debate en el mundo, las nuevas generaciones ya no satanizan el uso de la planta. El 58% de los millennials (los nacidos en 1980 y 2000) cuestionados, dicen que es mejor legalizar. La cifra sube al 62% con la siguiente generación, de los Centennials (nacidos a partir del 2000).

La Universidad Nacional de Quilmes junto con el Centro de Estudios de la Cultura Cannábica (CECCA), llevaron a cabo una encuesta durante 2020. Con la participación de 60.000 personas, resultados que están en pleno proceso. Pero el presidente de la organización Luis Osler, coincidió que existe una tendencia en Argentina, que va encaminada a la aceptación del uso adulto responsable.

“La situación responde a varios factores, como la información que circula o las legislaciones en otras partes del mundo, pero sobre todo el principal motivo es el escandaloso fracaso de la prohibición y sus nefastas consecuencias en la vida de los ciudadanos comunes, que ven afectadas a diario su salud, sus derechos y su libertad”, explicó el abogado Mariano Fusero.

“Hoy en día la regulación de la marihuana se encuentra en manos de las redes ilegales de abastecimiento, las cuales buscan ganancias sin reparar en la calidad tóxica de las sustancias que venden. Promoviendo la venta a menores de edad, el acercamiento de las personas que consumen cannabis a otras sustancias ilegales más dañosas. La corruptibilidad policial. Una regulación legal en manos del Estado, permitiría controlar quién produce, en qué condiciones, bajo qué requisitos y controles de calidad. Quien vende, en dónde, bajo qué condiciones, quién se encuentra habilitado para comprar, neutralizando la venta a los adolescentes”, concluyó Fusero.

Exposición de motivos

En marzo de 2017, fue aprobada la Ley 27.350, después de un intenso debate al interior del recinto. Luego de que organizaciones sociales, médicos y familiares de pacientes con patologías, expusieron evidencias y experiencias en cuanto a los beneficios de la cannabis. Para términos medicinales.

La Cámara de Senadores, el pasado 15 de julio, aprobó el proyecto de Ley. Que establece un marco regulatorio de la cadena de producción, industrialización y comercialización de la Cannabis. Normativa que se giró a los Diputados, para ser revisada.

Así mismo las semillas y sus productos derivados, para uso industrial y medicinal. Que incluye la investigación científica, con miras a satisfacer el mercado local y poder exportar.

Fuentes: telam, infobae, lamarihuana

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *