Cannabis, Internacionales, Productos y reseñas

Canadá, quiere cambios flexibles en la regulación de las bebidas con cannabis

Cuando a principios de 2020, por primera vez las bebidas con cannabis llegaron al mercado canadiense, la industria pensó que sería una forma de impulsar sus ingresos y atraer a nuevos consumidores que de otra manera no comprarían productos de marihuana.

Sin embargo, los productores afirman que las regulaciones restrictivas han evitado que los fabricantes vendan las bebidas en mayoreo y esto dificulta el atractivo de los posibles consumidores.

George Smitherman, presidente y director ejecutivo del Cannabis Council of Canada, indicó que, por ejemplo, los consumidores de alcohol se sorprenden al saber que muchas bebidas de cannabis no se pueden comprar en paquetes de seis (six pack).

Me preguntan, ‘¿Qué quieres decir con que hay un límite? Nadie limita la cantidad de botellas de tequila que compro. De hecho, si compro mucho, es posible que incluso se ofrezcan a ayudarme a subirlas al auto… Con las bebidas de cannabis estamos en un mundo diferente”, dijo.

Ante ello, las compañías de cannabis y los grupos de defensa están presionando a Health Canada para que cambie las regulaciones que restringen la venta de bebidas con cannabis.

Sean Webster, jefe de relaciones gubernamentales y con las partes interesadas de Canopy Growth Corp. para Canadá, advierte que el problema radica en las regulaciones que limitan a los clientes a no más de 30 gramos de cannabis seco o su equivalente líquido, 2.1 litros, por transacción.

Las bebidas de cannabis individuales que se venden en Canadá tampoco deben contener más de 10 mg de tetrahidrocannabinol (THC), el componente psicoactivo de la marihuana.

Esto limita a las personas a comprar más de cinco latas de 355 ml de bebidas en bote con 2 o 2.5 mg de THC en cada una, pero les permite comprar nueve de las bebidas Deep Space de Canopy, que vienen en latas de 222 ml con 10 mg de THC, dijo Webster.

“Es frustrante para los consumidores y para los minoristas “, señaló.

El Consejo de Cannabis de Canadá dijo que las mismas restricciones permiten a los compradores comprar 17 cartuchos de vaporizador de cannabis con una combinación de 5.950 mg de THC o 100 botellas de spray de aceite de marihuana con 50.000 mg de THC en una sola transacción.

“La realidad es que se equivocaron en la fórmula. Este es el aspecto más atroz y estrafalario de esa fórmula. Está simplemente apagado”, dijo Smitherman.

A los involucrados les preocupa que la fórmula también pueda representar un problema de seguridad porque alienta a las empresas a lanzar productos con niveles más altos de THC, pero con menos volumen o líquido.

A través de consultas recientes, Health Canada dijo que los límites de posesión pública para las bebidas de cannabis “pueden crear un inconveniente para los consumidores” y, sin darse cuenta, alentar a algunos a comprar otros productos.

Por ello, los interesados exhortaron al gobierno a que reconsidere sus leyes, toda vez que la política actual lo está haciendo aún más difícil para las empresas de cannabis, que se han enfrentado a trabas en los últimos años.

La pandemia agudiza el mercado

Aunado a lo anterior, durante la pandemia de COVID-19, muchas instalaciones cerraron, despidieron a cientos de empleados y se embarcaron en reestructuraciones a medida que obtuvieron una idea más clara de cuánta demanda de cannabis había en Canadá y trataron de alinear los elevados gastos con los ingresos.

De hecho, cuando comenzó la crisis de salud, se lanzaron al mercado las primeras bebidas de cannabis en el país canadiense, pero las tiendas en muchas provincias se vieron obligadas a cerrar temporalmente para sofocar el virus.

Las empresas de cannabis tuvieron que instar a las personas a que compraran en línea o recogieran en la acera.

“Ha sido un negocio muy desafiante. No es para los débiles de corazón”, dijo Smitherman.

Se suponía que las bebidas y los comestibles de cannabis proporcionarían cierto alivio a los desafíos porque los observadores de la industria creían que atraerían a consumidores de marihuana casuales, nuevos o poco probables.

Cooper, Webster y Smitherman se encuentran en el proceso de animar a la gente a participar en una campaña del Consejo Cannabis de Canadá, mediante la cual los usuarios de cannabis piden a los miembros federales del Parlamento regulaciones “más razonables y prontas”.

Fuente: Citynews

Por: Norma Ponce 420

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *