Internacionales

Colombia: Bioactiva busca potenciar industria del cannabis

Bioactiva de Colombia S.A es una nueva empresa que incursiona en el mundo del cannabis científico y medicinal y que ya cuenta con permisos otorgados por el ICA para comenzar la dura travesía del estudio de las semillas de este planta, la cual, según Francisco Correa Polo, biólogo magdalenense, es un mundo lleno por descubrir y que traería muchos beneficios para productores colombianos.

“Nosotros queremos liderar el proceso de cannabis en Colombia para todo los fines, teniendo claro que es una planta tan útil que sirve hasta para divertirse… pero nuestro verdadero intereses pasa desde la alimentación de animales, extracción de aceites, la producción de papel… el aprovechamiento del cannabis es mucho mayor que el de cualquier otra planta”.

Para Correa Polo existe mucha desinformación alrededor de la planta, inclusive afirma que si se quisiera, al cannabis se le podría sacar más provecho que al petróleo. “Estamos hablando de un producto que desde el punto de vista farmacéutico compite en precios con el petróleo… un kilo de CBD (componentes cannabinoides) cuesta USD 6.700 con un 60% de pureza, lo que viene siendo como 21 millones de pesos colombianos… si lo sacas por metros cuadrados sembrados de planta supera a la ganadería, la floricultura, la palmicultura y al banano”.

Bioactiva de Colombia va a centrar sus producciones en las semillas seleccionadas, es decir, una semilla de cannabis con la genética seleccionada. Sin embargo esto no es un proceso sencillo, se necesitan hacer estudios previos para determinar la genética, y además contar con los permisos respectivos del ICA, que según nos cuenta Correa Polo, no es un proceso sencillo ni mucho menos de bajos costos.

En lenguaje sencillo: Bioactiva de Colombia buscará vender semillas de cannabis ya clasificadas para diferentes provechos a productores colombianos.

“La genética es el aspecto fundamental, nosotros los productores de semillas seleccionadas somos unos pocos en el país” puntualizó el biólogo magdalenense.

Se estima que para 2025 el negocio legal de cannabis tendrá un crecimiento del 77 % con ventas por encima de los 160.000 millones de dólares. Colombia debe involucrarse en este aspecto.

En detalles económicos, sacar adelante una empresa de estas características es sumamente complicado. No sólo por lo engorroso que puede sacar los permisos con el Gobierno Nacional, sino también por los altos costos. “Nosotros demoramos un año en poder sacar la licencia, que representó un problema para la empresa, incluso este tema ha llevado a la quiebra a muchos que inician en este mercado… El gobierno exige tener invernadero, laboratorio y todos estos equipos antes de empezar la producción, la inversión es altísima, podría llegar a los 11 mil millones de pesos”.

Bioactiva de Colombia es una empresa familiar compuesta por el entrevistado (biólogo), un primo ganadero y un médico. Francisco Correa Polo es la mente brillante que maneja toda la operación de la empresa, mientras que sus socios se encargan de otros temas.

En el futuro próximo, esta empresa en crecimiento está esperando otros permisos otorgados por el ICA para elaborar la ficha técnica de las semillas de cannabis y así poder ofrecerlas en el mercado nacional e internacional como materia prima. Pero más adelante buscarán tener también, los permisos como procesadores con el objetivo de poder vender productos propios a raíz del cannabis.

Uno de los mayores obstáculos, según comenta Francisco Correa, es el prejuicio que tiene la planta. La frase del entrevistado en la que asegura que “la planta es tan útil que sirve para divertirse” resume su pensar, el cual deriva en que la sociedad colombiana mira de forma errónea la planta del cannabis, que tiene valores más determinantes que el simple hecho de ‘drogarse’, y que el uso recreacional debería ser el de menos importancia.

Sin embargo no sataniza el consumo recreacional legal, y considera que “deberíamos tomar el ejemplo de naciones del primer mundo como Estados Unidos y Canadá, que están en el mismo continente que nosotros, y están llenando las arcas del estado a raíz de esta planta”.

Y lo que asegura Correa es cierto. Sólo entre octubre de 2018 y marzo de 2019 (5 meses), el gobierno canadiense reportó ganancias por encimas de los 189 millones de dólares a raíz de la venta de marihuana recreacional.

Esto sería un gran beneficio para el estado colombiano, tomando en cuenta que la tierra colombiana es mucho más óptica para la siembra y producción de esta planta que países como el ejemplo anterior.

Fuente: america retail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *