Cannabis, Cultivo

Como engordar los cogollos de un cultivo indoor

El objetivo de todo cultivador es conseguir unos cogollos de marihuana medicinal grandes y cargados de resina. El secreto está en unas buenas técnicas de cultivo y usar productos específicos potenciadores del engorde en la última fase.

1.- Que cada planta de marihuana tenga el espacio necesario.

Cada planta ha de tener una maceta adecuada para poder desarrollar bien las raíces, un buen tamaño y un buen engorde de los cogollos. Es importante escoger una variedad de crecimiento compacto, como las híbridas con predominancia Índica, que no crecen demasiado altas

Las macetas de 5 a 15 litros dan la posibilidad de tener 10 o 12 plantas bajo un mismo foco.

Si quieres cultivar más plantas tendrás que cultivar en macetas más pequeñas. Tus plantas tendrán menos raíces, menor tamaño y menos cogollos.  

2.- Proporciona la luz adecuada en cada fase

En la época de floración es muy importante seguir el régimen de luz/oscuridad adecuado para conseguir una buena floración y potenciar el engorde de los cogollos.

Si cultivas semillas autoflorecientes, que no dependen del fotoperiodo para florecer, sigue un régimen de 18/6, es decir, 18 horas de luz por 6 de oscuridad. También puedes optar por un 20/4, es decir, 20 de luz por 4 de oscuridad.

Para las semillas feminizadas, el régimen será de 12/12. Es imprescindible que garantices oscuridad total y evitar cualquier otro factor de estrés que podría provocar hermafroditismo, la paralización de la floración o la revegetación.

El espectro de luz que proporcionamos en cada fase también es decisivo para potenciar el engorde de los cogollos de marihuana. Cuando entres en floración tendrás que cambiar la bombilla HPS azul de crecimiento por una de espectro rojo. Si estás cultivando con bombillas LED mixtas, tendrás que cambiar a LED rojas si quieres potenciar la floración.

Si cultivas variedades que tienden a potenciar un solo cogollo central, puedes potenciar el engorde del cogollo, asegurando que éste reciba una buena iluminación.

3. Dale a la marihuana un buen sustrato para poder engordar los cogollos en floración.

Un sustrato de buena calidad es garantía de éxito en el cultivo. Unas raíces bien desarrolladas y aireadas absorben mejor los nutrientes, desarrollan una parte aérea más compacta y nos aseguran una mejor floración y un engorde de los cogollos.

4. Fertiliza el cannabis con abonos de calidad adecuados a cada fase

Para conseguir un buen engorde de los cogollos de marihuana es imprescindible seguir al pie de la letra un programa de fertilización adecuado. Es tan importante el abonado correcto en la fase de crecimiento como en la de floración.

Los abonos de crecimiento tienen una fórmula más rica en Nitrógeno para favorecer el desarrollo de ramas y hojas y asegurar un crecimiento homogéneo de toda la planta. Las plantas fuertes y bien desarrolladas estarán preparadas para iniciar la fase de floración en las mejores condiciones y  poder sujetar el peso de los cogollos.

Los abonos de base de floración potencian el Potasio y los carbohidratos, que fortalecen a la planta y la ayudan a florecer y engordar los cogollos al máximo de su esplendor.

Además de los abonos de floración conocidos hasta ahora, las nuevas tendencias en cultivo se están focalizando en los estimuladores de floración destinados a conseguir los mejores cogollos de marihuana. 

Los potenciadores de floración y de cannabinoides son productos orgánicos que pueden administrarse conjuntamente con los fertilizantes. Las plantas de marihuana que reciben estos productos multiplican la acumulación de resina, mejorando el aroma y el sabor.

Destacamos en especial los potenciadores de cannabinoides, que permiten que la resina alcance los porcentajes que indica el breeder. Esta cualidad es muy interesante especialmente en el cultivo de marihuana medicinal, focalizado en conseguir el máximo porcentaje de CBD.

5.- Controla el pH y la EC del agua de riego del cannabis

El cultivo del cannabis es muy sensible a la calidad y pH del agua de riego –el agua en la que has disuelto los fertilizantes-. Si quieres asegurar unos cogollos grandes, el pH del agua ha de estar entre 5,5 y 6,5. Esta medida vale tanto para el cultivo indoor como outdoor.

El pH se puede medir fácilmente con tiras reactivas o equipos electrónicos que también te servirán para medir la EC. Una vez medido el pH antes de cada riego, puedes reducirlo o aumentarlo con los productos adecuadoshasta alcanzar los niveles deseados.

La calidad del agua de riego también es un factor importante para conseguir un buen engorde de los cogollos. El agua del grifo de las grandes ciudades, además de tener un pH bastante alto, suele contener sales y minerales disueltos que dificultan o bloquean por completo la absorción de los nutrientes que proporcionamos con el programa de fertilización.

 Estos valores son lo que se denomina electro-conductividad (EC). La EC se mide con unos pequeños medidores electrónicos. Como cultivadores buscaremos que la EC esté entre 0,35-0,7 ms. Si los valores son superiores, la única solución es regar con agua de baja mineralización embotellada o instalar un equipo de ósmosis inversa. Si el valor de EC es inferior a estos valores, deberemos subirlo con soluciones de calcio y magnesio como base para poder fertilizar con los niveles deseados.

6.- Mantén la temperatura y la humedad bajo control

Controlar bien la temperatura y la humedad también es decisivo para conseguir una buena floración y un buen engorde de los cogollos.  El rango de temperatura ideal está entre  22°C – 25°C de día y los 17°C – 22°C de noche. Por debajo o por encima de estos mínimos y máximos la planta de marihuana ralentiza su desarrollo. Para no complicarnos la vida, podemos establecer una temperatura de 24-25°C tanto de día como de noche.

Si cultivas en interior es muy necesario tener un termómetro que fije la máxima y la mínima para saber en todo momento lo que sucede en tu cultivo. Puedes aumentar la temperatura con calefactores. Para bajarla es imprescindible un buen sistema de ventiladores y extractores que además te ayudarán a controlar la humedad del cuarto de cultivo o del armario. Los cooltubes también te ayudarán a mantener la temperatura dentro de los rangos óptimos.

La humedad óptima de la zona de cultivo en fase de floración estaría entre el 40%-50%. Cuando los cogollos empiecen a engordar, bájala al 30%-40%

Todos estos equipos se pueden controlar con un controlador de clima  que los activará en caso necesario para que te despreocupes totalmente del problema. Estos equipos activan calefactores y ventiladores y se puede regular la velocidad máxima y mínima de ambos. Llevan incorporado un termostato para activarlos en función de la temperatura mínima o máxima que alcance la zona de cultivo.

7. Evita los ataques de plagas y hongos

La planta de marihuana puede dejar de engordar los cogollos si se ve atacada por una plaga. La combinación de alta temperatura y humedad es el cóctel perfecto para tener problemas.

En el cultivo indoor es fácil controlar las dos variables. Sin embargo, es recomendable seguir un plan de tratamientos preventivos contra plagas.

Además de los insecticidas, acaricidas y fungicidas que aplicaremos con regularidad, hemos de ser muy rigurosos con las medidas de prevención. Son la clave del éxito en el cultivo de la marihuana.

¿Cuándo engordan los cogollos?

Los cogollos ya empiezan a formarse a partir de la segunda semana de floración. El engorde en sí mismo empieza a partir de la 4 semana de floración y seguirán aumentando de peso durante todo el segundo mes.

¿Cómo engordar los cogollos de marihuana los últimos días?

Con productos específicos para el engorde, existen algunos estimuladores en polvo de la floración que hace que los cogollos aumenten en densidad, volumen y nivel de resina. Además hay algunos que  aumentan la cantidad y calidad de cannabinoides del cogollo ya que estimulan la producción de tricomas.

¿Se pueden hacer abonos de engorde de cogollos caseros?

De entre todas las recetas caseras que podemos encontrar en la red, el purín de ortigas es un excelente fertilizante y bioestimulante para nuestras plantas de cannabis. Contiene numerosos minerales y microelementos como hierro, fósforo, magnesio, calcio y vitaminas A y C. Estas sustancias estimulan los mecanismos de defensa de las plantas y las hacen más resistentes a los ataques de plagas. No es específico para el engorde pero reforzará todo el sistema inmunológico de la planta de cannabis.

Hay quien recomienda el aporte de cenizas de madera. Son muy ricas en Fósforo y Potasio, lo que  podría ser muy beneficioso para el engorde de los cogollos de marihuana. Sin embargo, antes de añadir ceniza de madera al suelo del cultivo hay que tomar una serie de precauciones.

  • Pueden usarse si proceden de leña de bosque de suelos no contaminados. La madera absorbe los metales pesados contaminantes que luego podrían pasar a nuestro cannabis.
  • La ceniza de madera aumenta en 4 o 5 puntos la alcalinidad del suelo y puede resultar muy complicado gestionarlo si no se tiene suficiente experiencia. Te recomendamos que no uses este método a menos que cuentes con la ayuda de alguien que te asesore.

Seguramente encontrarás otras recetas de abonos de engorde caseros como la levadura de cerveza o el té de plátano. No dudamos de su eficacia pero debemos tener mucho cuidado con ellos. Son recetas populares que pueden funcionar, pero no hay garantías del resultado como con los abonos formulados específicamente para el engorde de los cogollos de marihuana.

Fuente: weediid