fbpx

CulturaEl Cáñamo

enero 24, 20200

Más allá del uso médico del aceite o extracto de Cannabis, la regulación contempla a otra planta que ha sido usada como fibra para cuerdas, velas, textiles y medicinas desde hace miles de años (en China se tienen referencias a su uso desde hace ocho mil): el cáñamo.

Con la entrada en rigor de la regulación, el cultivo de cáñamo será legal después de prohibirse en la década de los 30 junto con la marihuana, por “confusiones” que obedecían más bien a intereses geopolíticos y de los empresarios algodoneros. Analicemos un poco esta planta.

El cáñamo es considerado como la fibra textil más larga, suave y resistente. Puede, además, producir el mismo volúmen de material que el algodón en la mitad de superficie de tierra. En la cuestión del uso de agua, para cultivar 1 kg de fibra de algodón se necesitan más de 9 litros; y para el cáñamo, poco más de 2 litros. Situación que en estos tiempo llama mucho la atención por la escasez de agua que vivimos.

Acerca del uso de los pesticidas, el cáñamo y el cannabis actúan como uno natural para insectos, nematodos, ácaros y hierba mala; por tanto el uso del pesticida es muy reducido.

Otro punto a favor del cáñamo es la capacidad de absorber los metales pesados del suelo que, a su vez, ayuda a restaurar los nutrientes necesarios a la tierra. Debiera sobre entenderse que este cáñamo no será apto para el consumo, pero sí para fibras y textiles.

¿Y el cáñamo para qué?

El cáñamo (que contiene, a diferencia del cannabis, porcentajes muy bajos de THC) es visto como uno de los superalimentos del siglo XXI, gracias a todos sus nutrientes. Sus semillas y forrajes también se utilizan como alimentos, desde el uso humano (recomendado), hasta alimento para animales.

Al ser una de las fibras más resistentes, la marca Levi’s ya ha introducido líneas de ropa que contienen cerca de un 60% de fibras de cáñamo en las prendas. Lego también se ha unido al movimiento y ha comenzado a crear sus extraordinarios bloques con fibra de esta planta, en vez de petróleo. Algunas automotrices asiáticas usan ya piezas de fibra de cáñamo en sus productos. Existe un mercado inmenso de lubricantes y aceites para maquinarias, cosméticos, medicina, suplementos alimenticios, entre muchos más…

Hay estudios que demuestran la eficacia de la planta como biocombustible. Otras empresas ya fabrican casas con tabiques hechos de cáñamo. Existen bandas deportivas que contienen THC y CBD, en vez de lidocaína, para contrarrestar dolores, y para uso en atletas de alto rendimiento. Y un inmenso etcétera de productos que saldrán a la luz poco a poco, y se inmiscuirán en nuestra vida diaria. Es sólo cuestión de tiempo.

Fuente: revista cannaculta

Cannademia

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Campos requeridos están marcados *

© Cannademia 2020