Salud

El cannabis puede ayudar a reparar una lesión cerebral perinatal

Un grupo de investigadores evaluó varios estudios sobre el tema y sugieren que los cannabinoides de la planta pueden reparar el daño y ofrecer neuroprotección.

Varios de los cannabinoides de la marihuana pueden ayudar a reparar la lesión cerebral perinatal, así lo sugiere un grupo de investigación luego de evaluar varios estudios sobre cannabis medicinal en niños en gestación o recién nacidos.

La lesión cerebral en un neonato por lo general se origina por la falta de oxigeno o reducción de flujo sanguineo mientras se encuentra en el vientre de la madre, a su vez, esto ocurre por un accidente externo que provoca irregularidades internas como por ejemplo la separación prematura de la placenta de la pared uterina.

En esos casos, las áreas del cerebro más comúnmente dañadas son los ganglios basales y la región parasagital de la corteza cerebral. La muerte de las células cerebrales y las lesiones en el área, pueden provocar un deterioro funcional a largo plazo. Las secuelas pueden ser cognitivas y físicas.

En busca de tratamientos

Según los historiales médicos,  La encefalopatía hipóxico-isquémica neonatal, es la lesión cerebral más común en los recién nacidos y son pocos los tratamientos disponibles.

Justamente en esa tarea de buscar nuevas alternativas médicas para tratar las lesiones cerebrales en neonatos, los científicos han estudiado el cannabis medicinal y han encontrado en los cannabinoides posibles aliados.

Entre las hipótesis destaca que el cannabis es un posible tratamiento novedoso para la lesión cerebral perinatal, debido a que los compuestos activos de la planta generan respuestas en el sistema endocannabinoide.

Investigadores sugieren que estas respuestas celulares pueden reparar el daño y ofrecer neuroprotección para los recién nacidos que sufren una lesión cerebral perinatal.

Reduce el daño causado por excitotoxicidad

Explica que los pacientes suelen presentar excitotoxicidad por glutamato que genera una isquemia, responsable de producir  un flujo sanguíneo reducido con niveles bajos de oxigeno.

Oportunamente, hay evidencias que sugieren que los cannabinoides protegen al cerebro de las lesiones excitotóxicas, y un estudio incluso encontró que el sistema endocannabinoide puede proporcionar protección a demanda para las neuronas contra la excitotoxicidad aguda. Otro estudio en el mismo tema  determina que la activación de los receptores CB1 por los cannabinoides, como el THC, inhibe la transmisión glutamatérgica. Esto reduce los niveles de glutamato y protege al cerebro de los riesgos de excitotoxicidad por glutamato.


Ataca la neuroinflamación 

Además de esa incidencia, el cannabis puede reducir la neuroinflamación, lo cual es positivo, ya que el daño celular de estos pacientes se debe en gran parte a las reacciones neuroinflamatorias y al parecer, la marihuana brinda cierta protección.

Se dice que el THC puede tener fuertes propiedades antiinflamatorias gracias a sus efectos sobre la microglia. Un tipo de célula glial, la microglia desempeña el papel de macrófagos en el cerebro y es una defensa neuroinmune primaria.

Al igual, el CBD desempeña un papel en la capacidad del cannabis, en ese caso, reduce la neuroinflamación gracias a su acción sobre los receptores de glicina. Un estudio encontró que el CBD fue capaz de mejorar la expresión de GlyR. Este es un receptor de glicina que media la supresión de la inflamación inducida por cannabinoides glicinérgicos en modelos de ratón.

Promueve el crecimiento de nuevas células

Además hay indicios de que el cannabis promueve el crecimiento de nuevas células cerebrales. Investigadores detallan que el receptor CB2 existe en ciertas áreas del cerebro y se ha demostrado que se expresa en progenitores neurales desde las últimas etapas embrionarias. Un estudio mostró que la activación del receptor CB2 resultó en la promoción de la proliferación y generación de células progenitoras neurales. Las células bajas en receptores CB2 no vieron estos resultados.

Fuente: ciudad cannabis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *