Cannabis, Ciencia, Lifestyle, Salud

El embarazo y la cannabis

La tendencia a la legalización de la cannabis, de uso adulto y/o medicinal en el mundo. Derrocó un poco el estigma social que existe, sobre el uso de esta planta en las mujeres embarazadas. Sin embargo, aún no hay evidencia científica, con referencia a las causas o ventajas del uso de la cannabis durante la etapa del embarazo.

Bajos de peso y prematuros

De momento, solo se conocen los resultados de las investigaciones, que atribuyen a otras causas ajenas al desarrollo de los bebés como el nacimiento o la muerte prematuros. Tal es el caso de una investigación de la Universidad de Bristol en Reino Unido. Que descubrió que los hijos de adolescentes que usan la cannabis frecuentemente, tienen más posibilidad de nacer prematuros.

Los investigadores descubrieron que los bebés de padres, que consumieron la cannabis diariamente entre los 15 y 17 años. Resultaron más expuestos a nacer con bajo peso, en asimilación con los bebés de padres que no consumieron la cannabis en su adolescencia.

Cabe hacer mención que la información, es la deducción de un estudio prospectivo que se hizo durante 20 años. En el que se observó a los padres desde su etapa de adolescencia, hasta los 30 años de edad. Y en el que se reveló que el 20% de los bebés nacidos prematuros, se derivó de padres que consumieron la cannabis diariamente cuando eran adolescentes.

Daños en embarazo por la cannabis

Sin embargo, estas consecuencias no plantean el desarrollo cognitivo y físico, de los frutos de madres o parejas consumidoras de la cannabis. Esto, fue lo que inspiró a un equipo de científicos de la Universidad de Canterbury; en Nueva Zelanda. Para dirigir un esperanzado proyecto, que tiene por propósito examinar; desde la perspectiva genómica. Los efectos del consumo de la cannabis, durante el embarazo. Para esto, cotejará el ADN de niños nacidos de madres consumidoras de la cannabis, contra niños, de madres que jamás han consumido la planta.

Es sustancial determinar que esta investigación, al igual que otros proyectos que se ejecutan paralelamente en otras regiones del mundo. Intenta exponer de manera sólida, si es positivo fumar la cannabis, en la etapa del embarazo. Pues varias mujeres comúnmente utilizan esta planta, para combatir con las náuseas, dormir, calmar la ansiedad o la pérdida del apetito, en los primeros meses del embarazo.

La intención de esta investigación es saber, si el consumo de la cannabis está conectado, con cambios viables en la forma en que algunos genes; del desarrollo del cerebro se activan o desactivan en los pequeños. Para ello, los científicos implantarán un modelo de laboratorio de células cerebrales humanas, que será dosificado con THC y CBD, con el que piensan demostrarse visiblemente los resultados que produce; sobre el feto el empleo de estos cannabinoides.

Muchos estudios, evidencia insuficiente

Por otro parte, una investigación elaborada en Jamaica. Examinó el desarrollo de criaturas, descendientes de un grupo de madres consumidoras de tinturas y tés de la cannabis; en estado de gravidez. Y cotejó los resultados con un grupo de control, en donde las madres jamás habían consumido.

Los desenlaces no fueron reveladores, pues no se hallaron grandes diferencias en el desarrollo físico y cognitivo entre ambos grupos de bebés. Salvo en las evaluaciones de los niños, 30 días después de nacidos. Los hijos de madres consumidoras, consiguieron evaluaciones más altas en dos rubros: permanencia autónoma y reflejos. Pero dichas evaluaciones estaban más ordenadas, con factores del hogar y presencia escolar.

Otro estudio paralelo, realizado en Chile; continuó con la misma línea de resultados. Ya que, aunque no consiguió demostrar efectos nocivos, en hijos de madres consumidoras esporádicamente. Sí lanzó una invitación para oprimir el consumo extremo, durante el embarazo.

Repercusión en el sistema inmunológico

Así mismo, hay que resaltar que, en 2018, la competente Organización Mundial de la Salud (OMS); efectuó una exploración crítica del cannabidiol (CBD). Y comprobó que el uso de éste, durante el embarazo no posee ningún efecto en el crecimiento del feto. Aunque aceptó la necesidad de contar con más estudios en la materia, porque existen varias interrogantes que no son claras. Como su repercusión, sobre el sistema inmunológico.

Ahora bien, es obligatorio destacar que la secuela más representativa que podría producir, el consumo de la cannabis durante el embarazo para un pequeño. Es el trastorno por consumo de la cannabis, aflicción que, de acuerdo con otra investigación neozelandesa realizada en 2007. Aumenta las probabilidades de muerte prematura, en los pequeños.

Demostración científica subyuga estigma social

De esta manera, especular sobre los efectos del consumo de la cannabis, durante el embarazo es complicado. Porque los agravios sobre la salud de los pequeños, se pueden perturbar con otros factores como: los socioeconómicos, consumo de alcohol y tabaco.

Asociado a esto, es elemental citar que muchas mujeres, encubren su predilección por la cannabis. Incluso si es de uso adulto o medicinal. Debido al estigma social que influye sobre la planta, y que la concepción se vea subyugada al escrutinio público. Por ello, si una mujer fumadora quiere continuar, con el consumo durante el embarazo. Es imprescindible ir de la mano, de las indicaciones del médico tratante.

Fuente: nacioncannabis