Cannabis, Cultivo

El mejor momento para cosechar

Después de meses de cultivo, la cosecha se acerca. Pero si es una de nuestras primeras experiencias cultivando, las dudas se presentan, en especial una: ¿Cuál es el mejor momento para cosechar marihuana?.

Determinar el punto de corte óptimo es fundamental tanto para la calidad como la cantidad final de la cosecha. Si cortamos muy temprano, tendremos flores pequeñas de escaso valor psicoactivo.

Por el contrario, si nos pasamos corremos más riesgos de que nuestros cogollos se infecten con hongos y, por otro lado, tendrán un efecto muy narcótico.

Por eso saber bien cuándo cosechar se vuelve fundamental. Debemos entender qué el punto de corte justo no existe, no es una fecha exacta, sino más bien una ventana de corte, donde los cogollos ya están listos para ser cosechados y según los cosechemos antes o después, tendremos efectos más psicoactivos o relajantes.

Punto de corte según el color de los tricomas

Una de las maneras más usada para determinar el punto de corte es el color de los tricomas.

Los tricomas son las pequeñas glándulas que contienen los compuestos activos del cannabis.

Primero son transparentes, luego blanquecinos y, finalmente, ámbares. Para este método vamos a necesitar una lupa de 50x o más.

Cuando los tricomas pasan de transparentes a blanquecinos tienen su mayor concentración de THC y luego cuando pasan a ámbares, este comienza a oxidarse.

En ese sentido, sus colores suelen ser una buena guía para ver cuándo cosechar.

Muchas páginas suelen hablar de porcentajes de tricomas blancos y ámbar, sin embargo cortar cuándo estén 70/30 , 50/50 o lo que sea, en la práctica se vuelve impracticable.

Pero sí podemos decir que cuando la mayoría de los tricomas glandulares han virado a blanco es un buen punto de corte.

Esto va especialmente en lo que respecta a cuándo cosechar cannabis índica, ya que en el caso de las sativas muchos cultivadores prefieren muchos tricomas ámbar para su punto de corte.

Para usar este parámetro como guía debemos hacer observaciones en cogollos de varias ramas diferentes para tener la certeza de que nuestras muestras son representativas.

Por otro lado, también debemos tener en cuenta que en cultivos en exterior muchas veces los tricomas se oxidan por factores climáticos y no por maduración.

Punto de corte según los pistilos y los cálices

A diferencia de los tricomas, con las guías que vamos a ver a continuación vamos a poder saber cuándo cosechar sin lupa.

En ese sentido, el estado de los cogollos es fundamental para determinar el punto de corte.

Al comienzo de la floración y hasta mediados, las plantas de marihuana generan pistilos nuevos dando un crecimiento de las flores en altura.

Llegada la mitad de la floración, los cogollos comienzan de a poco a engordar.

En paralelo, los pistilos, que eran blancos, van progresivamente oxidándose y volviéndose marrones.

Cuando la producción de pistilos se ha disminuido o frenado y la gran mayoría han virado a marrones puede llegar a ser un indicador que nos sirve para saber cuándo cortar cogollos sin lupa.

Sin embargo, la observación sola de los pistilos tiene sus limitaciones, sobre todo en cultivos de exterior, donde estos pueden cambiar su color producto de una lluvia o condiciones climáticas hostiles.

En cambio, en cultivos indoor, al resguardo de fenómenos ambientales, suelen se un indicador más fidedigno de punto de corte.

Por otra parte, también debemos observar los cálices. Estos deben hallarse hinchados si los comparamos con el resto de la floración, como si tuvieran semillas en su interior, y con la producción de resina al máximo.

Este sí es un signo infalible de que le cosecha se aproxima.

Punto de corte según el estado general de la planta

Por otra parte, también podemos guiarnos en el punto de corte de acuerdo al estado general de la planta.

Si fuimos precisos con la fertilización en floración y las plantas no sufrieron ni carencias ni excesos, al final del proceso vamos a encontrar un progresivo amarillamiento de la planta.

Esto no ocurre siempre, ya que en muchos cultivos la fertilización es constante.

En ese sentido, si estamos llegando con las plantas muy verdes al final de la floración, conviene dejar de fertilizar para que las plantas comiencen a usar las reservas de nutrientes que guardan en sus hojas, y estas comiencen a amarillar.

Punto de corte según la genética

Debemos tener en cuenta que los tiempos de floración son muy variables de acuerdo a la genética de cannabis que estemos cultivando.

Las variedades índicas son las más rápidas de todas: las hay de tan solo 45 días de floración, la mayoría de los híbridos tienen 60 días, mientras que en el caso de las sativas los tiempos de floración se extienden de los 75 a 120 días.

Muchas veces, cuando estamos cultivando una genética conocida, el banco de semillas provee esa información.

Si bien puede no ser exactamente la misma duración en la práctica, es una información fundamental que nos va a servir de guía.

Esto es especialmente útil si queremos saber cuándo y cómo cosechar autoflorecientes, ya que este tipo de plantas tienen los días contados a partir del momento de germinación y siembra.

¿Qué hago si unos cogollos están maduros y a otros les falta?

Muchas veces ocurre, especialmente en plantas grandes, que las distintas ramas maduran a destiempo.

En ese sentido, no es extraño encontrar plantas con sus cogollos superiores en su punto de corte justo, al tiempo que a sus partes medias y bajas todavía les falta.

En estos casos podemos cosechar cogollos sin cortar la planta, los de la parte de arriba, y dejamos toda la parte inferior de la planta por una semanas más esperando el engorde de las flores.

Cuándo es mejor cosechar: de día o de noche

Tenemos diferentes guías para determinar el punto de corte de la planta. A la hora de decidir cuándo cosechar, deberíamos guiarnos por todos los parámetros en su conjunto y no solo por uno de ellos.

Por otro lado, debemos destacar que no se trata de un día específico sino más bien de un período de días en el que podremos hacerlo.

Y ahí podemos jugar con otras variantes, como el mejor clima para cosechar, las fases de la luna, nuestra disponibilidad horaria, etc.

Por ora parte, podemos hilar aún más fino y preguntarnos cuál es el mejor momento del día para cosechar.

Las plantas producen una hormona de la floración muy importante a la noche y esta alcanza su máxima concentración durante la mañana.

Por eso, las plantas suelen ser más olorosas a esas horas. En ese sentido, si cosechamos en ese momento del día, estaríamos obteniendo la mayor cantidad de terpenos posibles.

fuente: revistathc