fbpx

InternacionalesEspaña, el congreso de cannabis medicinal afirma que ya hay suficientes evidencias científicas para regular su uso

octubre 8, 20200

La tercera edición del Cannabmed, el congreso más importante que se celebra en España sobre cannabis medicinal, ha reunido de forma virtual a más de 700 profesionales, en su mayoría del ámbito de la farmacia, la medicina y la enfermería. Y la principal conclusión de este foro tras dos jornadas de ponencias, una de ellas celebrada en el Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, es la necesidad de propiciar una mayor colaboración entre profesionales de la salud y pacientes usuarios de cannabis para exigir su regulación, puesto que, a su juicio, ya hay suficientes evidencias científicas que avalan el uso médico de la marihuana.

La declaración del Gobierno en una respuesta parlamentaria adelantada por Público en la que afirma que necesita más evidencias científicas obtenidas a través de ensayos clínicos antes de emprender una regulación del cannabis medicinal en España, ha estado muy presente en el Cannabmed, donde varios de sus ponentes aseguraron que sí existen las evidencias que demuestran sobradamente la eficiencia terapéutica de esta planta, sin necesidad de recurrir a más pruebas.

José Carlos Bouso, director científico de la Fundación ICEERS, organizadora del congreso junto a la Unión de Pacientes por la Regulación del Cannabis, subrayó que el uso seguro del cannabis ya está demostrado no sólo por la evidencia científica existente, sino también por la experiencia de miles de pacientes que lo utilizan en los tratamientos para sus enfermedades, de los médicos que los atienden y de su larga historia como recurso natural curativo. ¿Es necesario, por tanto, gastar cientos de millones en más ensayos para que se conviertan en un medicamento? «Pues en unos casos, sí, pero no en todas las patologías», concluyó Bouso.

Durante el congreso varios médicos explicaron su experiencia con la aplicación del cannabis como tratamiento para sus pacientes. Mariano García de Palau, director médico de la Clínica Kalapa de Barcelona, detalló que ha conseguido una «gran efectividad» en el uso de cannabinoides con enfermos oncológicos, como en el caso de un niño al que consiguió reducir hasta el 80% un tumor que le había dejado ciego. Y tras recalcar que el tratamiento con componentes del cannabis siempre es complementario al oncológico, Palau señaló que la utilización de cannabinoides permite reducir los gastos en analgésicos y antidepresivos, los casos de sueño alterado y la polimedicación, todo ello, además, con una «bajísima toxicidad».

Mariano García de Palau (Clínica Kalapa de Barcelona) ha conseguido «gran efectividad» con el uso de cannabis en enfermos oncológicos

Un médico alemán, Janosch Kratz, expuso su experiencia en el programa de cannabis terapéutico que se está llevando a cabo en su país, donde su administración está cubierta por el seguro médico una vez prescrita por cualquier facultativo del sistema sanitario, salvo dentistas y veterinarios, que puede recetar extractos y hasta 35 variedades de flores de cannabis, que en el 69% de los casos son para tratar el dolor, en el 11% para la espasticidad y en el 8% para una anorexia. «En 2020 es un poco tarde que diga el Gobierno (de España) que aún hacen falta más evidencias científicas para aprobar una regulación del cannabis medicinal», dijo Kratz, quien considera esencial avanzar rápido en este asunto, porque los pacientes siguen accediendo al mercado negro para abastecerse sin ninguna seguridad.

Por su parte, Hari Bhathal, coordinador médico de Neurocenter Barcelona, neurólogo e investigador principal de varios ensayos clínicos con el uso de CBD en el tratamiento de epilepsias, detalló que esos estudios han demostrado «la eficacia» antiepiléptica de ese componente del cannabis. Y Manel Rabanal, jefe de servicio de Ordenación y Calidad Farmacéuticas de la Generalitat de Catalunya, que expuso los resultados de tres estudios con pacientes tratados con Sativex (fármaco de cannabis autorizado) que no respondían a ningún otro tratamiento conocido, abogó por potenciar la evidencia científica y conseguir consensos con las administraciones y las agencias reguladoras.

 

Los farmacéuticos se suman

Los farmacéuticos también se han sumado este año al Cannabmed. En la sede de su Colegio Oficial de Barcelona tuvo lugar la primera jornada del congreso y su vocal de Oficina de Farmacia, Guillermo Bagaría, destacó en la inauguración de las jornadas la importancia de abordar un posible uso del cannabis desde un punto de vista sanitario, para lo cual, a su entender, debe definirse un marco de coordinación entre pacientes, profesionales de la sanidad y la farmacia, fundamentalmente.

Precisamente, según la directora de Leyes y Políticas de la Fundación organizadora del congreso, Constanza Sánchez, uno de los principales logros de este foro es la incorporación de nuevos colectivos profesionales al debate sobre el uso del cannabis medicinal, como ha ocurrido este año con el de los farmacéuticos.

Los organizadores del congreso han hecho público también los testimonios de varios enfermos que están siendo tratados con cannabis. El de Irene, de 26 años, por ejemplo, que sufrió un grave accidente de tráfico en 2018. Se rompió las piernas, los brazos, el esternón y una mano. Tras una semana en la UCI, sufrió 11 operaciones y los médicos le tuvieron que recetar morfina (Tramadol) para soportar el fuerte dolor que le ha quedado en las piernas y la cadera. Pero después de empezar a tomar cannabis, de forma instantánea le empezó a bajar.

 

Primero lo tomó en crema, que compraba en la farmacia, y después fumada. Tres días después empezó a reducir su medicación y pasó de la morfina al paracetamol para aliviar los dolores. Sin embargo, esta joven dice que nota cómo el efecto del cannabis se va reduciendo a medida que pasa el tiempo, porque su cuerpo se está acostumbrando a su uso. Otro de los testimonios es el de Emilio, de Toledo, de 36 años, con un linfoma de Hodgkin desde hace seis, que le ha reaparecido varias veces y le ha causado un 68% de discapacidad.

Combina la toma de cannabis fumado y en gotas de aceite, lo que dice que le ha reducido los efectos del cáncer y del tratamiento de quimioterapia: músculos rígidos, espasmos, pérdida de sensibilidad y dolores nerviosos y musculares.

Además, asegura que gracias a la marihuana no ha tenido vómitos durante ninguno de los tres tratamientos oncológicos que ha seguido hasta ahora. «Cientos de miles de pacientes utilizan en España el cannabis con finalidad terapéutica. Así que no regularlo es despreciar a los ciudadanos. La falta de acción del Gobierno en este tema demuestra que su corazón está lejos de nosotros y eso demuestra también ineptitud«, dijo la presidenta de la Unión de Pacientes por la Regulación del Cannabis, Queralt Prat, en la apertura del congreso. Según los organizadores del congreso, hace ya más de 20 años que diferentes estudios han demostrado que el cánnabis tiene propiedades terapéuticas en pacientes con cáncer, enfermedades neurodegenerativas, inflamatorias intestinales, ansiedad y dolor nervioso. Además, dicen, la evidencia científica ha demostrado que el cánnabis medicinal tiene un uso potencial como sustituto de drogas más peligrosas, como la cocaína o la heroína, reduce el consumo de opioides y la mortalidad por sobredosis de esas sustancias, aminora el dolor de lesiones moderadas o graves que afectan al sistema nervioso y los síntomas de ansiedad y depresión en algunas personas.

Sin embargo, el Gobierno español, en una respuesta a una pregunta por escrito del Grupo Vasco, argumenta que de las pruebas científicas obtenidas hasta el momento sobre la utilización terapéutica del cannabis se deduce que el nivel de evidencia disponible «no es suficiente para recomendar un uso generalizado en pacientes con determinadas patologías». Según el Ejecutivo, la eficacia terapéutica y la seguridad de su uso se está estudiando a nivel mundial sin que haya aún una decisión al respecto, tanto que el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías estimó necesario en 2018 llevar a cabo un mayor número de investigaciones farmacológicas, preclínicas y toxicológicas, así como ensayos clínicos que garanticen el control de la calidad, seguridad y eficacia de este uso del cannabis y sus cannabinoides.

El uso del cannabis medicinal está regulado ya en un buen número de países de Europa y América, fundamentalmente, y también de Oceanía, Asia y África. Alemania, Italia, Holanda, República Checa, Canadá, Estados Unidos, Uruguay, Argentina, Colombia, Perú e Israel son algunos de los países que ya cuentan con una normativa que permite el uso de esta planta con fines terapéuticos.

 

Fuente: publico

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

© Cannademia 2020