Cannabis, Industrial, Internacionales, Lifestyle, Medicinal

La fórmula de la cannabis light

Con la regulación en diferentes países del mundo, se volvieron populares las variedades de la cannabis con fines medicinales. Incluso aquellas que están diseñadas para facilitar el cultivo, como las semillas auto florecientes o feminizadas. Y de ahí, por supuesto nace un nuevo concepto, la cannabis cuyo objetivo es proporcionar placer sensorial. Donde se pretende conservar sabores, aromas y efectos no tan contundentes. Se trata de la cannabis light, con bajos contenidos de THC (tetrahidrocannabinol).

Puntos de vista

La mayoría de los consumidores, buscan las variedades más ricas en THC. Para poder disfrutar de un viaje psicoactivo, de lo más placentero posible.

La cannabis light tiene niveles más bajos de tetrahidrocannabinol (del 0.2 y el 1%), pero es rica en CBD; y está dominando en diferentes partes del mundo.

Esta variedad de cannabis light, como muchos la identifican, ha logrado el visto bueno de las autoridades. Y muchos consumidores han encontrado la alternativa, para ahorrarse el “subidón” y disfrutar de la cannabis. Así como, sus propiedades terapéuticas.

De un período a la fecha se observa a la industria de la cannabis, como empieza a despuntar en esta revolución. La cannabis no solo se ha ganado el beneficio, con las autoridades; dispuestas a despenalizar. Si no también con la opinión pública.

De efectos atractivos

Los gobiernos por fin han aceptado las propiedades medicinales de la cannabis, mientras la sociedad comprueba que la marihuana es la más requerida para aliviar sus dolencias. Dejando el efecto psicoactivo, a un lado.

Parte de este cambio, se debe a la cannabis light, ya que contiene altos niveles de CBD (cannabidiol) y solo una cantidad representativa de THC (tetrahidrocannabinol).

Estas variedades no provocan los efectos, que normalmente están asociados con la marihuana. Tales como la euforia, la pérdida de memoria a corto plazo o la ansiedad.

Con esta genética light, ocurre todo lo opuesto. Ayuda a la relajación, combate la ansiedad y el insomnio, además no afecta a la memoria.

Esto la hace mas atractiva para las personas, que nunca han tenido contacto con la cannabis. Para lidiar con ciertos padecimientos de la salud.

Acaparar mercado

El comercio de la cannabis light, fuera de los espacios legales, apunta a un público que disfruta de la cannabis normal, pero desea experimentar otro efecto más suave y manejable.

El objetivo es conservar el aroma y el sabor más legítimo de la cannabis. Pero con cogollos, en los que destaque el CBD y el THC no rebase el 1%.

Por ello, los bancos de semillas, han trabajado arduamente en los últimos años. Con el firme propósito de diseñar nuevas genéticas, que sean mas ricas en CBD. Para llegar a más consumidores, sin dejar a un lado a los consumidores frecuentes.

Sin embargo, existen algunas variedades “bajas de tono” que son clásicos como: Kush, Sativas o Durban Poison.

La Ley en Suiza

Este país ha sido uno de los fundadores en la despenalización de la cannabis light. Siempre y cuando no se rebasen los niveles permitidos tanto el CBD como el THC. La Ley Suiza permite el uso y venta de cualquier producto, que contenga menos del 1% de THC.

Aunque fue hasta el 2011, cuando se autorizó el contenido de THC de 0.5% a 1%. Los primeros productos de la cannabis light, se vendieron en el 2016 en supermercados, kioskos y grandes tiendas.

El CBD y la cannabis light, también se venden como productos medicinales, alimenticios y como un sustituto del tabaco. Para aquellas personas, que desean reducir el uso de nicotina.

No solo la puedes conseguir en “Grow Shop”, de igual manera la encuentras donde venden tabaco y prensa escrita. Incluso en el supermercado de la cadena Lidl. Allí encuentras consumidores declarados, que ya no se inhiben por comprar la cannabis light o el CBD.

Revolución industrial

Algunos compran por razones medicinales, y otros para equilibrar los efectos psicoactivos del THC, que consumen. Esto ha provocado un auge revolucionario en la industria, debido a que han surgido demasiadas empresas para abastecer este mercado.

Por ejemplo, KannaSwiss, tiene una variedad de establecimientos, donde cultiva hasta 1000 plantas ricas en CBD (Dinamed Cbd), sería imposible distinguir sus cogollos contra los que están cargados de THC. De igual manera esta CBD420, ambas producen de manera industrial. Para abastecer todos los establecimientos, en donde se comercializa.

Por consiguiente, cabe hacer notar que está penada por las autoridades internacionales, la extracción del componente de la cannabis. Por lo tanto, las empresas deben contar con los permisos correspondientes, de las instituciones estatales.

Las instituciones de salud de cada país, son las encargadas de dar luz verde a las empresas. Y en Suiza han aprovechado esta oportunidad, anticipándose a un movimiento que genera jugosas ganancias. Que les permitirá exportar a otros países, y beneficiar las arcas del Estado.

Eliminada de la lista

El Comité experto en Drogodependencia de la Organización Mundial de la Salud, publicó a finales del 2017. Un informe que habla del CBD, donde lo describe como “relativamente seguro y no adictivo”.

Así mismo en una de sus conclusiones aclara que este compuesto de la cannabis “no está en el listado de las Convenciones Internacionales de Control de Drogas de Naciones Unidas de 1961, 1971 ni 1988”, dando como resultado, que desde entonces, a la fecha, no esta considerada como una droga en las Naciones Unidas.

Esto no quiere decir que la cannabis light, cambie el concepto; que algunas personas tienen de la marihuana. Pero si podrían reconocer sus propiedades terapéuticas y garantizar nuevos usos.

En la Agencia Mundial Antidopaje, se eliminó el CBD, de la lista de sustancias prohibidas. Como consecuencia, deportistas profesionales, pueden hacer uso del CBD para ciertas dolencias derivadas del ejercicio.

Derribando barreras

Por esta razón, además de suiza, otros países están tomando medidas permisivas en relación al CBD. Por ejemplo, en Italia, donde puedes consumir y vender, siempre que no rebase los límites permitidos de THC (0.6%).

Mas de 130 establecimientos, tienen permiso para comercializar ciertas variedades ricas en CBD, lo que ha servido para que el país sea más permisivo en el consumo de la cannabis.

Igualmente, en España se comercializan aceites concentrados de CBD en “Grow Shop” como en herbolarios. Pero su presentación en flor seca, aún no está permitida.

Pero esto solo es el comienzo, muchos profetizan que la cannabis light, puede transformarse en el tronco que derribe las barreras institucionales; que detienen el consumo de la marihuana. Ya sea con fines medicinales o recreativos, sin necesidad de esconderse y tener que dar explicaciones a las autoridades locales.

Fuente: lamota, revistathc