Arte, Cannabis, Ciencia, Historia

La musa… inspiración de Shakespeare

William Shakespeare, nació en la primavera de 1564 en la ciudad de Stratford-upon-Avon (Inglaterra). Murió el 23 de abril de 1616. Dramaturgo y poeta inglés del siglo XVI, su genialidad en la palabra y el verso dejó un legado que ha permanecido intacto con el paso del tiempo.

Muchos se preguntarán, ¿Quién fue la musa del escritor?, pero muy pocos saben que su inspiración pudo ser la marihuana.

El antropólogo sudafricano Francis Thackeray en el 2011, solicito la exhumación del cuerpo de Shakespeare, para conocer un poco más sobre su muerte y concluir si era un consumidor habitual de hierba y cocaína. Para poder descubrir si existían indicios para saber cuál fue la fuente de su inspiración, y si esto se debía a una mezcla de “hierbas malas” con efecto psicodélico semejante al THC.

Este descubrimiento se dio al haber analizado unas pipas que fueron halladas en el jardín de la casa del escritor. Mismas que se encuentran en custodia por la organización sin fines de lucro Shakespeare Birthplace Trust, para la conservación de la casa shakesperiana.

 

La décima musa

En las pipas de alrededor de 400 años de antigüedad hechas de arcilla se encontraron los restos de tabaco, alcanfor, cocaína y una especie de nuez moscada alucinógena, esta última es conocida por tener efectos alucinógenos “secretos”. Mucha gente la utiliza para alterar el estado de la consciencia en un nivel moderado y la planta de coca, sabemos que no es originaria de la localidad de Stratford-upon-Avon, donde vivía Shakespeare.

En la ciudad de Pretoria que se localiza en la provincia de Gauteng, en Sudáfrica, se llevó a cabo mediante una técnica forense muy parecida a la que es utilizada por la policía de narcóticos, denominada como “Espectrometría de masas y cromatografía de gases”, la cual separa, identifica y cuantifica la mezcla de sustancias con la capacidad de detectar este tipo de residuos aun cuando hayan pasado centenares de años.

Al Analizar las pipas encontradas en la casa del dramaturgo, cuatro tenían residuos de cannabis y dos contenían cocaína, estas últimas fueron encontradas en la cercanía de su casa de Stratford-upon-Avon. Lugar donde nació. En Inglaterra es extraño encontrar hojas de coca, pero es un hecho que los hombres que viajaban a América en expediciones trasladaban y llevaban la hierba.

Los encargados de la investigación en conjunto fueron Nicholas van der Merwe, de la universidad de Ciudad del Cabo, y el inspector Tommy van der Merwe, del laboratorio de narcóticos de la policía sudafricana. Pretendían hacer un estudio basado en pruebas forenses para probar que Shakespeare escribía bajo los efectos del cannabis.

Por tal motivo se dice que Shakespeare usaba este tipo de sustancias para inspirarse. Sin embargo, no se pudo comprobar que el dramaturgo haya probado este tipo de sustancias, más bien es una sugerencia, por el alto consumo de drogas que adquirió, viviendo en su casa.

¿De dónde nace su inspiración?

Con respecto al origen de la teoría un poco alocada de Francis Thackeray, director y profesor del Instituto de Evolución Humana de Witwatersrand en Johannesburgo, aludió que la idea proviene de una cita escrita en el Soneto 76, donde hace referencia a “una hierba mala” y a un “extraño compuesto”, en el Soneto 27 escribe “un viaje dentro de su cabeza”. Para Thackeray está más que claro: la hierba en cuestión es la marihuana; el extraño compuesto, un preparado alucinógeno y el viaje, un colocón. Thackeray cree que la “decima musa” a la que se refiere Shakespeare en el Soneto 38, esta podría ser la Marihuana.

Shakespeare, nunca hizo mención explícita de las propiedades alucinógenas del cannabis, a consecuencia de la posible asociación con la brujería.

En la revista South African Journal of Science, se dice que los restos encontrados en las pipas hace más de cuatro siglos, podrían pertenecer a cierta clase de tabaco que era fumado en los tiempos de la corte de la reina Isabel.

El cáñamo era utilizado en el siglo XVII, en la elaboración de papel, ropa y cuerdas, y no es nada sorprendente pensar que fuera usado con fines recreativos, como lo sugiere Thackeray.

 

Poema con inspiración

En relación a su investigación, la insinuación a fumar cannabis y otras sustancias alucinógenas está comprendido en el texto del soneto 76:

¿Por qué mi verso es tan estéril de nuevo orgullo?

¿Tan lejos de la variación o el cambio rápido?

¿Por qué con el tiempo no miro a un lado?

¿A métodos nuevos y compuestos extraños?

¿Por qué escribo sigo siendo uno, siempre igual,

Y mantén la invención en una hierba mala

 

En otro artículo publicado en Greenstate, hace mención del  Soneto 27, donde ínsita al consumo de cannabis:

Cansado del trabajo, me apresuro a ir a mi cama,

El querido reposo de los miembros cansados ​​de viajar,

Pero luego comienza un viaje en mi cabeza

Trabajar mi mente cuando el trabajo del cuerpo ha expirado…

 

La hierba mala

Existe otra teoría en relación a la hierba mala y su composición, se trata de una mezcla de compuestos orgánicos similares a la cocaína. La teoría de Thackeray es que Shakespeare pudo haber estado consiente de los efectos de las sustancias alucinógenas de la cocaína y prefirió el cannabis para estimular la mente debido a sus propiedades.

En aquella época no había evidencias para demostrar que tipo de sustancias se fumaba en las pipas de Shakespeare, ni tampoco existe forma de saber si su esposa o alguna otra persona que le hiciera compañía fueran fumadores, también pudo alguien arrojar las pipas a la casa por encima de la barda después de haberlas utilizado.

La explicación apunta a que al escritor le gustaba fumar para relajarse, después de un exhausto día de trabajo, Thackeray ha publicado artículos en defensa de su investigación más de una década, después de su primera publicación. Es importante recalcar que no hay evidencia que apoye esta idea, lo que lo deja solamente como una especulación.

En conclusión, ¿crees que podría ser cierta esta hipótesis?, pero sin duda es una prueba de que algunas sustancias son estimulantes. Sobre todo, en el ámbito creativo y médico. Así que es un punto a favor para usarlas recreativamente de vez en cuando para liberar, abrir la mente y relajar el cuerpo después de un día largo de trabajo.

Fuentes: nacioncannabis, allcitycanvas, infocannabis.