fbpx

SaludLa relación entre el cannabis y el sistema inmunológico

marzo 19, 20201

La nueva tendencia entre los investigadores apunta a que los cannabinoides tienen un efecto inmunomodulador adaptativo, en lugar de una actividad inmunitaria supresora

Aunque el cannabis se ha utilizado con fines médicos y nutricionales durante miles de años, las personas solían consumirlo porque sentían los beneficios de la misma. Pero no sabían nada más. Lo usaron porque podían sentirse mejor. Experimentaban cómo aliviaba su dolor y mejoraba su estado de ánimo.

Pero ahora, los investigadores están tratando de entender algo más que la composición molecular del cannabis. Quieren saber cómo interactúa con los sistemas biológicos de nuestros organismos. Hemos visto muchos descubrimientos fantásticos, pero la verdad es que no sabemos mucho acerca de esta planta única, especialmente cuando se trata de la interacción entre la marihuana y el sistema inmunológico.

Hay estudios que afirman que algunos cannabinoides como el THC y el CBD son inmunosupresores. Esto podría explicar el alivio sentido con las enfermedades autoinmunes y la inflamación crónica que experimentamos después de consumir marihuana medicinal.

Otros estudios concluyeron que el consumo de cannabis aumenta el recuento de glóbulos blancos en los trastornos de inmunodeficiencia, como el VIH, lo que sugiere que tiene un efecto de estimulación inmunológica.

El asunto se complica cuando pensamos que los efectos de la marihuana están mediados principalmente por el sistema endocannabinoide, que la mayoría de los investigadores piensan que interactúa con toda la actividad biológica, que incluye nuestro sistema inmunológico.

La verdad es que tenemos mucho que descubrir sobre la forma en que la marihuana afecta nuestro sistema inmunológico. En este artículo intentaremos exponer lo que sabemos hasta ahora.

UNA VISIÓN GLOBAL DE NUESTRO SISTEMA INMUNE

Los seres humanos siempre están expuestos a infecciones, bacterias y virus. Todos quieren dañar nuestro organismo. Si no tuviéramos algún tipo de defensa en nuestro organismo, la humanidad se habría extinguido hace mucho tiempo. Es por eso que tenemos nuestro sistema inmunológico: una increíble red de células, tejidos y órganos que nos mantienen saludables.

Los “soldados” más importantes en esta lucha constante son los glóbulos blancos, los leucocitos, que siempre están buscando a los enemigos que nos atacan. Podemos dividir los leucocitos en dos grupos: A / linfocitos (células B y células T) que eliminan los antígenos y ayudan al organismo a recordar a los atacantes anteriores. Y B: fagocitos que neutralizan a los invasores exógenos.

Muchas personas conocen las células T debido a su relación con el virus del VIH, que las mata. Debido a esto, los pacientes con VIH se ven gravemente afectados por infecciones generalmente inofensivas.

Nuestro sistema inmunológico es muy importante para detectar células que funcionan mal dentro de nuestro organismo y, a través del proceso de apoptosis o muerte celular, se asegura de que estas células no puedan crecer y, por lo tanto, se conviertan en tumores.

La muerte de las células es un factor esencial de cualquier sistema inmunológico saludable para mantener un perfecto equilibrio entre el crecimiento y la muerte. Por ejemplo, en caso de que mueran demasiadas células, podemos desarrollar enfermedades autoinmunes. Sin embargo, si nuestro sistema inmunológico mata a muy pocos, podemos desarrollar el entorno perfecto para el cáncer. Es una cuestión de equilibrio.

EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE Y EL SISTEMA INMUNITARIO

Una función inmune perfecta implica un equilibrio también perfecto, basado en una comunicación continua y constante entre nuestras células, nuestros tejidos y nuestros órganos inmunes. Desde que se descubrió el sistema endocannabinoide en la década de 1990, los investigadores han descubierto otro elemento clave.

Nuestro sistema endocannabinoide consiste en dos receptores principales (CB1 y CB2) acoplados a proteínas, compuestos endógenos llamados endocannabinoides (anandamida y 2-AG), más las proteínas que nuestros endocannabinoides llevan y también las enzimas que los descomponen en el cuerpo.

Los endocannabinoides se generan a medida que nuestro organismo los demanda. Viajan a través de la sinapsis química cerebral y modulan la actividad de las células. Esta es la explicación, en cierta manera, de por qué el ECS (Sistema Endocannabinoide) ha sido llamado nuestro regulador de la homeostasis, que funciona de manera continua para el mantenimiento del equilibrio biológico del cuerpo.

El ECS (sistema endocannabinoide) regula muchos procesos fisiológicos, como la función inmune y la inflamación. Ambos receptores CB1 y CB2 se encuentran en las células inmunes. Sin embargo, hay entre 10 y 100 veces más receptores CB2 que CB1. Los endocannabinoides ejercen su función en las células inmunes a través del receptor CB2.

La activación del receptor CB2 produce un efecto antiinflamatorio y, por lo tanto, es un objetivo para la terapia de trastornos autoinmunes y también enfermedades neurodegenerativas. Sin embargo, la opinión médica más generalizada es que cualquier actividad inmunosupresora del ECS es transitoria y, de hecho, puede cancelarse cuando sea necesario ante la presencia de una infección.

Los investigadores saben que algunos cannabinoides como el THC y el CBD, tienen un gran impacto en nuestra salud, a través de la interacción, en varias maneras, con el sistema endocannabinoide. Por lo tanto, es lógico pensar que el consumo de marihuana medicinal afectará directamente a nuestro sistema inmunológico. Sin embargo, los investigadores todavía están tratando de entender cómo sucede.

CANNABIS Y EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

Cuando se trata de cannabis, estamos tratando con más de 400 moléculas diferentes. Estas moléculas incluyen los cannabinoides más conocidos, como el THC y el CBD, otros más de 100 cannabinoides, terpenos y una gran cantidad de flavonoides menos conocidos, cuya composición depende de cada variedad de cannabis.

Aunque la mayoría de las investigaciones se han realizado sobre cannabinoides individuales, especialmente THC y CBD, estamos tratando de llegar a conclusiones decisivas sobre cómo afectan a nuestro sistema inmunológico.

La mayor parte de la investigación se ha centrado en THC y CBD. El THC se une al receptor CB2 y lo activa, produciendo un efecto antiinflamatorio. Por lo tanto, el THC es inmunosupresor. Los investigadores están convencidos de que el THC tiene un gran futuro en el tratamiento de enfermedades autoinmunes como la enfermedad de Crohn y la esclerosis múltiple. Por su parte, el CBD, a pesar de su baja afinidad de unión a los receptores de cannabinoides, también es inmunosupresor y reduce la producción de citocina 3 y también inhibe la función de las células conocidas como T 4.

Sin embargo, hay mucho más de lo que se ha expuesto hasta aquí. Existe una nueva tendencia de investigación y existe evidencia de que los cannabinoides tienen un efecto inmunomodulador adaptativo, en lugar de la simple capacidad de suprimir la actividad inmunológica.

CANNABIS Y EL VIH

El cannabis medicinal es un medicamento paliativo muy eficaz en el tratamiento del VIH debido a su capacidad para reducir la ansiedad, aumentar el apetito y aliviar el dolor. Pero una nueva investigación sugiere que el THC tiene más propiedades en el tratamiento de esta enfermedad porque puede regular el sistema inmunológico y mejorar la salud de los pacientes.

Al principio, la investigación corroboró la idea de que el THC era un inmunosupresor en el VIH, al aumentar la carga viral y debilitar la enfermedad. Pero investigaciones más recientes muestran que tiene efectos inmunoestimulantes.

En 2011, se realizó un estudio en la Universidad de Louisiana que mostró resultados espectaculares cuando se administró THC a los monos, más de 28 días antes de infectarles con el VIS, que es la versión simia del virus. El THC tenía un efecto protector que alargó la vida de los monos al reducir la carga viral.

Más tarde, en 2014, el mismo equipo dio a los monos THC durante 17 meses antes de infectarles con SIV. No solo aumentó el número de células T y disminuyó la carga viral, sino que también protegió a los simios contra el daño intestinal que produce el virus.

Estos increíbles resultados también fueron replicados en humanos. En un estudio realizado por investigadores de las universidades de Virginia y Florida, los recuentos de glóbulos blancos de CD4 y CD8 se compararon en un grupo de 95 pacientes con VIH, entre los cuales había consumidores crónicos de cannabis. Los investigadores descubrieron que ambos tipos de recuentos inmunitarios para combatir infecciones eran más altos entre los que consumían marihuana. Esto significa que el cannabis es capaz de mejorar nuestro sistema inmunológico.

CANNABIS, CÁNCER Y EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

Desafortunadamente, el cáncer es una enfermedad que afectará a muchas personas en algún momento de nuestra vida. ¿Por qué sucede? No lo sabemos. Pero lo que sabemos es que la mayoría de los cánceres comparten el mismo mecanismo.

Nuestro sistema inmunológico está preparado para detectar células malignas y, mediante la apoptosis, eliminar aquellas que pueden convertirse en tumores. Desafortunadamente, las células cancerosas pueden engañar a nuestro sistema inmunológico y hacer que este funcione a su favor.

España e Israel lideran la investigación del potencial de cannabis medicinal. Esther Martínez, científica investigadora del cannabis en la Universidad Complutense de Madrid (España), describe un tipo de interferencia entre las células cancerosas y el sistema inmunológico. “Cuando el tumor entra en contacto con las células inmunitarias, invierte la señal”, explicó la científica en una conferencia del Proyecto CBD. “Es como si dijeran hola, que estoy aquí y quiero que trabajes para mí”. Y en lugar de atacar el tumor, da señales de supervivencia, por lo que el sistema inmunológico que rodea al cáncer sufre un cambio. Los tumores tienen la capacidad de cerrar el sistema inmunológico”.

Una vez que el sistema inmunológico está desarmado, las células cancerosas crecen sin ningún tipo de control. Hasta hace muy poco, las únicas herramientas contra el cáncer aprobadas eran tratamientos como la quimioterapia, que, aunque destruye las células malignas, también destruye las células sanas.

La enorme emoción que ha causado la capacidad antitumoral del cannabis, específicamente los cannabinoides THC y CBD, es normal. De hecho, fueron los prestigiosos colegas de Esther Martínez en la Universidad Complutense de Madrid, Manuel Guzmán y Cristina Sánchez, los científicos que iniciaron la investigación de las propiedades medicinales de los cannabinoides en el tratamiento del cáncer a través de, aunque no exclusivamente, la apoptosis.

Pero se sabe muy poco acerca de la relación entre el sistema inmunológico y los cannabinoides en este proceso específico. Uno de los problemas es que en la mayoría de los ensayos preclínicos, los tumores humanos que se injertan en ratones se usan para prevenir el rechazo de los huéspedes (ratones).

Hay algunos estudios que utilizan ratones inmunocompetentes, como el informe de 2014 del Dr. Wai Liu, quien estudió los efectos del THC y el CDB en los tumores cerebrales cuando se combina con radioterapia. El Dr. Liu, un científico cannabinoide, no solo descubrió una reducción significativa en los tumores, sino también poca o ninguna reacción inmunitaria.

Sin lugar a dudas, es una muy buena noticia porque los cannabinoides también pueden causar apoptosis en las células de los linfocitos, lo que podría suprimir el sistema inmunológico. La capacidad de los cannabinoides para fortalecer o suprimir la función inmunológica otorga prestigio y credibilidad al concepto de que el sistema endocannabinoide está involucrado en la inmunomodulación, como dijo el Dr. Liu. Y puede mejorar la inmunidad mediante la supresión de las células inmunitarias que son valiosas para la contención de las células que matan, según el sistema inmunológico.

INMUNOTERAPIA PARA EL CÁNCER

La falta de certeza absoluta sobre la interacción entre los cannabinoides y el sistema inmunológico genera dudas sobre el uso de la marihuana medicinal durante la inmunoterapia. Considerado como el mejor tratamiento contra el cáncer en el futuro, la inmunoterapia reconstruye los glóbulos blancos para detectar y eliminar el cáncer en el organismo. Hasta ahora, solo ha habido una investigación que estudia la forma en que los cannabinoides pueden afectar este proceso. Pero los resultados fueron un poco molestos.

Algunos pacientes que tomaron marihuana medicinal junto con el medicamento contra el cáncer de inmunoterapia en el Centro Médico Rambam en Haifa, Israel, tuvieron un 50% menos de respuesta, en comparación con los procedimientos con inmunoterapia sola. Los pacientes que recibieron cannabis con alto contenido de THC tuvieron una mejor respuesta a la inmunoterapia que los pacientes con niveles bajos de THC en los productos que consumieron. No se observó ningún cambio importante en las tasas de supervivencia.

Hay algunos informes de pacientes de cáncer de California que dicen que tuvieron más beneficios al combinar la inmunoterapia con un régimen de aceite de cannabis rico en CDB de dosis baja. Además, un número creciente de datos preclínicos muestra que la combinación de CBD y THC con quimioterapia y radiación podría producir un buen efecto sinérgico para tratar el cáncer. Sin embargo, estos descubrimientos no se han replicado en pruebas en humanos.

A pesar de que no hay suficiente claridad acerca de los cannabinoides y la inmunoterapia, los investigadores creen que es hora de olvidar la antigua etiqueta de inmunosupresores y admitir la idea de que los cannabinoides son inmunomoduladores bidireccionales. Esto es lo que el Dr. Mariano García de Palau, un clínico español de cannabis y miembro del Observatorio Médico de Cannabis de España ha comprobado en sus experimentos.

El Dr. Mariano García de Palau cree que el cannabis es inmunosupresor cuando hay una respuesta hiperinmune. Pero si no es así, el cannabis regula y corrige el sistema inmunológico en nuestro organismo. De hecho, el cannabis funciona como el sistema endocannabinoide y genera equilibrio en el organismo.

Pero, ¿qué puede implicar esto si usted consume marihuana regularmente, tiene un sistema inmunológico comprometido o está comenzando la inmunoterapia? Siempre debe preguntarle a su médico, pero mientras tanto, solo podemos esperar más investigación para seguir aprendiendo más sobre la interacción entre el sistema endocannabinoide, nuestra respuesta inmune y los cannabinoides.

Fuente: cannabisground

One comment

  • Letisha Poto

    julio 10, 2020 at 2:01 pm

    Gracias por la articulo, te agregue a favoritos, saludos

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

© Cannademia 2020