Cannabis

Los beneficios ambientales del cáñamo: plásticos de cáñamo

La producción mundial de plástico ha experimentado un aumento constante año tras año desde su invención en la década de 1960. En 2015, cuando la producción alcanzó un máximo histórico, se estimó que se produjeron 381 millones de toneladas. De esto, solo el 19.5% fue reciclado, dejando el 25.5% incinerado y el 55% ‘descartado’. Desafortunadamente, el término «descartado», bien definido, significa que se envió al vertedero o terminó en el océano.

A pesar de un aumento constante en el reciclaje desde la década de 1980, la industria sigue siendo enormemente insostenible. Los plásticos convencionales, la mayoría de los cuales se producen a partir del petróleo, pueden tardar entre 400 y 1,000 años en degradarse, y se estima que ya hay 150 millones de toneladas métricas en el océano.

¿Qué son los bioplásticos vegetales?

Antes del auge comercial de los plásticos modernos, los bioplásticos vegetales estaban en circulación desde 1912 en adelante. Estos estaban hechos de celulosa de plantas como el maíz, el algodón y el cáñamo. En comparación con los plásticos petroquímicos modernos que pueden demorar 1,000 años en degradarse, los bioplásticos pueden degradarse naturalmente en solo unos pocos meses.

Estos bioplásticos de celulosa prosperaron hasta la década de los 60 (el celofán recibió el nombre de la celulosa de la que estaba hecho originalmente). Sin embargo, la escala de producción fue mínima en comparación con la industria moderna del plástico,

¿Por qué el cáñamo de plástico?

Los bioplásticos se pueden hacer de una amplia variedad de plantas. Sin embargo, pocas de estas plantas crecen tan rápido como el cáñamo. El cáñamo puede alcanzar una altura de cinco pies en solo unas pocas semanas y se sabe que alcanza los 20 pies en meses. Esto significa que se puede cosechar una gran cantidad de producto con relativa rapidez. En comparación con una hectárea de algodón, la misma área de cáñamo puede producir dos o tres veces más fibra, anualmente.

La planta de cannabis también puede ayudar a reducir aún más la contaminación. No solo no requiere pesticidas o herbicidas para crecer, sino que también es una de las reservas de dióxido de carbono más efectivas del planeta. De hecho, se cree que absorbe más CO2 por hectárea que cualquier otro cultivo comercial o forestal.

El cáñamo también mejora las condiciones de cultivo para otros cultivos. Puede sombrear las malezas y mejorar la salud del suelo al encerrar nitrógeno e incluso metales tóxicos. El cáñamo incluso se usó para ayudar a limpiar el derrame nuclear en Chernobyl.

En comparación con el maíz, otro producto efectivo para bioplásticos vegetales, el cáñamo reduce el desperdicio de alimentos. El maíz es una valiosa fuente de alimento, por lo que tendría poco sentido cosecharlo para la producción de plástico, en lugar de alimentos. El cáñamo, sin embargo, no tiene este problema.

Todas las partes de la planta de cáñamo también se pueden utilizar. Esto incluye el aceite de semilla, que se puede convertir en cualquier cosa, desde biocombustible hasta productos cosméticos. El ‘hurd’ también se puede usar en la construcción como una alternativa ecológica al concreto. La fibra también se ha utilizado para crear textiles durante miles de años.

Progreso detenido

A pesar de ser una forma más sostenible de satisfacer nuestra necesidad de plásticos, los innovadores todavía tienen que encontrar una forma rentable de producirlos. En el caso de los plásticos de cáñamo, esto podría deberse en parte a la prohibición del cannabis, que se impuso internacionalmente en las décadas de 1920 y 1930. Sin embargo, hay alguna esperanza de que la tecnología se ponga al día.

Muchas grandes empresas ahora están invirtiendo en la posibilidad de reemplazar sus productos de plástico sintético con bioplásticos. Una de las compañías de juguetes más grandes del mundo, Lego, se ha unido recientemente a esta lista. La compañía anunció que estaba explorando la posibilidad de reemplazar sus ladrillos de plástico sintético, con una alternativa de cáñamo.

Una comparación justa

Producir plásticos a partir de fuentes vegetales es más costoso que su contraparte sintética. Pero, esto puede no ser cierto por mucho tiempo. Los investigadores han descubierto que el costo de producir bioplásticos se está reduciendo, a medida que aumenta el costo del petróleo, del que están hechos la mayoría de los plásticos. Las empresas que logran encontrar un método más rentable para producir bioplásticos también pueden ganar millones, a medida que aumenta la demanda de la tecnología.

Sería ingenuo sugerir que el cáñamo podría resolver todos nuestros problemas de plástico. Los plásticos hechos de plantas no serían una opción viable para todos los productos. Sin embargo, los bioplásticos de plantas tienen el potencial de reducir enormemente nuestro problema plástico. Reemplazar los plásticos de un solo uso con plástico derivado del cáñamo disminuiría tanto los desechos plásticos como nuestras emisiones de carbono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *