Cultivo

Planifica el próximo cultivo a detalle

Para organizar el cultivo lo primero a tener en cuenta es que algunos factores los podemos modificar y otros son fijos. Los factores fijos son los principales a tener en cuenta, ya que condicionan el tipo de cultivo y las variedades que podremos plantar sin problemas. Son ejemplos de factores fijos los físicos como la superficie de cultivo, la orientación solar, las horas de luz solar directa y la visibilidad.

También factores sociales como, por ejemplo, un empleo, una boda, vacaciones, etc. No dependen totalmente de nuestra voluntad y determinan el tiempo que le podemos dedicar al cuidado de nuestras plantas.

También podemos incluir entre los factores fijos el consumir cannabis como medicina, ya que restringe la selección de variedades a determinados tipos de plantas. Estos factores tienen que ser los principales a la hora de decidir qué sustrato, semillas y abono utilizaremos en nuestro cultivo.

Por ejemplo, un balcón pequeño que impida poner plantas que crezcan mucho, o la necesidad de terminar el cultivo rápido, o unas vacaciones de verano fuera de casa, nos pondrá en la necesidad de buscar plantas pequeñas, variedades rápidas o plantar variedades automáticas, respectivamente.

Un factor que sin ser fijo es importante, es la calidad del agua de la que disponemos. Si la calidad es mala, es decir está llena de sales, no nos quedará más opción que utilizar un filtro de osmosis inversa para superar este escollo. Si quieres comprobar la calidad del agua de grifo con la que cuentas, puedes limpiar un frasco o botella, llenarlo de agua y preguntar en el grow si miden la calidad del agua.

 

Recuerda que la calidad del agua puede ser blanda, normal, dura y mala, según la cantidad de sales disueltas. Si la electro conductividad (EC) es menor a 0,4 es blanda, si está entre 0,4 y 0,8 es normal, entre 0,8 y 1,2 es dura y más de 1,2 es mala. Si el agua es dura o mala la deberás mezclar con agua osmotizada, o utilizar solo agua osmotizada y agregar mono-nutrientes tales como magnesio y calcio.

En función del espacio de cultivo y del tiempo que le podamos dedicar, nos convendrá utilizar determinados sustratos, abonos y variedades. Por ejemplo, plantar en sustrato de coco permite un mayor crecimiento radicular, lo que se traduce en plantas más grandes, pero se hace necesario regar todos los días y a veces en pleno verano hasta dos veces por día, lo que implica estar más pendientes del cultivo que si plantamos en tierra.

En balcones muy visibles y con poco espacio, una sativa pura nos dará una planta muy alta para el tamaño del balcón y poca producción comparada con un híbrido índico-sativo o una variedad índica. Se trata de alcanzar un equilibrio entre nuestros gustos y preferencias, las posibilidades de nuestro espacio de cultivo, nuestra dedicación y conocimientos.

Elige bien

A la hora de seleccionar las variedades es importante además del colocón, el sabor y seleccionar la variedad que se adapte a nuestros medios de cultivo. Encontrarás abundante información de variedades en catálogos, por eso debes aprender a separar la publicidad de la información y saber leer entre líneas, nos servirá a la hora de comparar las variedades entre sí. Más allá de los gramos por semilla que prometen, la información es útil como comparación entre las variedades de ese banco para saber cuál produce más, cuál tiene un sabor distinto al resto o cuál es más fácil de cultivar y requiere menos cuidados.

Este es un dato importante para tener en cuenta si no tenemos las condiciones de cultivo idóneas o son nuestros primeros cultivos. Una variedad fácil de cultivar, resistente a errores, plagas, sobreabonado, etc, brindará más satisfacción que una gran campeona, difícil de cultivar, con larga floración, que tengamos que cortar antes por problemas y que no llegue a expresar todo su potencial.

Una analogía que nos puede orientar, es la del novato en la cocina que debe preparar una cena. Tendrás más posibilidades de llegar a un buen plato si lo intentas con una receta de calidad pero sencilla y fácil de realizar, que con una receta de alta escuela y de difícil ejecución. Una variedad resistente y temprana es una apuesta segura para el cultivador con poca experiencia.

Un balcón pequeño implica menos especímenes, nos obliga a buscar plantas de gran producción y asegurar la cosecha con variedades que tengamos controladas. Un gran espacio de cultivo nos brinda la oportunidad de experimentar más. Siempre es conveniente que una parte de nuestro jardín tenga plantas fáciles de cultivar o con las que ya tenemos experiencia, para asegurar la jugada y garantizar la cosecha. También es interesante probar variedades que no hemos cultivado antes o volver a plantar esas que nos deslumbraron en el pasado. Se trata de alcanzar un equilibrio entre plantas de fácil cultivo, otras que queramos probar y plantas de alta calidad y cultivo más complicado.

 

El sexo es, casi todo

Al abrir un catálogo encontraremos a las variedades separadas en feminizadas, automáticas y normales. En las semillas feminizadas se ha revertido el sexo de la planta madre para crear semillas que darán origen a plantas femeninas. Esto supone un ahorro en sustrato y espacio. Las semillas regulares son originadas por simple polinización, por lo que la semilla puede dar origen a una planta masculina o femenina.

Las variedades automáticas son cruces con rudelaris, una subespecie de cannabis que florece independientemente del fotoperíodo. La rudelaris aporta su tiempo de floración y las índicas o sativas la psicoactividad. Con el transcurso de los años estas plantas han ganado calidad. Son buenas para tener algunas plantas antes de tiempo, ya que desde la germinación suelen completar el ciclo entre dos y tres
meses. Necesitan mucha luz para desarrollarse.

En algunos catálogos encontrarás también las plantas clasificadas en interior, exterior o invernadero. Esta clasificación se suele aplicar para el país de procedencia del banco de semillas, por lo que la mayoría de las variedades clasificadas como de interior en Holanda, se pueden plantar en exterior en latitudes más cálidas. Los bancos españoles dan la fecha más aproximada de cosecha y señalan de exterior a aquellas plantas que por altura no son adaptables a un cultivo en interior.

 

Escalona

Podemos elegir variedades para realizar una cosecha escalonada, es decir, ir recogiendo la cosecha por partes para evitar que se acumulen en el espacio de secado o bien para disponer de algunas plantas antes. Por ejemplo, puedes germinar primero las variedades automáticas. Si te han sobrado semillas de la temporada pasada, es mejor guardarlas en un envase hermético en la nevera. No las guardes más de una temporada ya que irán perdiendo fuerza para germinar. Si no conservas el envase original, apunta el nombre de la variedad para que no se te olvide.

 

Mirando el sustrato

El sustrato no es conveniente reutilizarlo. Entre el espacio que necesitas para limpiarlo bien, la cantidad de agua, el tiempo que pierdes y las posibilidades de contagio de hongos y plagas, no vale la pena. Se puede reutilizar para tener otras plantas en el balcón, decorativas o aromáticas.

Para saber, aproximadamente, la cantidad de sustrato que vas utilizar en todo el cultivo, realiza la siguiente operación. Suma los litros de todas las macetas que utilices para la floración, es decir las macetas con las que finalizas el cultivo. Esta cifra es la totalidad de sustrato que utilizarás. Por ejemplo, si vas a terminar el cultivo con 25 macetas de 30 litros, utilizarás 750 litros de tierra.

Si plantas variedades regulares, súmale al cálculo un 30% más de tierra a utilizar. Ten en cuenta a la hora de
planificar el cultivo, que en exterior el cannabis funciona como una planta anual y la cosecha nos tiene que durar para todo el año. También que muchas plantas quedarán en el camino, las que salgan machos y las hermafroditas, o víctimas de desgracias naturales como por ejemplo lluvias abundantes en floración,
granizo, viento, etc. Hay muchos imprevistos que nos pueden afectar algunas plantas, lo mismo que plagas, hongos y sobre todo la falta de atención, pueden reducir considerablemente lo que habíamos planificado.

 

Lápiz y cuaderno

Para organizarnos mejor conviene preparar un calendario o agenda del cultivo. En una hoja trazo ocho filas correspondientes a los meses de cultivo, y tres o más columnas según el tipo de plantas: auto, rápidas, normales, etc.

Luego apunto la fecha de germinación y la aproximada de cosecha para tener un rápido pantallazo de las tareas, de los momentos con mayor cantidad de plantas en el balcón o en el cuarto de secado, o las fechas de cosecha, trasplantes etc, y podrás planificar vacaciones o eventos sociales. Resulta muy útil tener un cuaderno del cultivo donde apuntar desde el día que germinamos hasta el día de la cosecha, todo trabajo que vayamos efectuando en las plantas, descripción de las plantas y el resultado final. De tal manera que podremos consultar la fecha en que pusimos un plaguicida o cuándo comenzó la floración. Si en el calendario apuntábamos a futuro, en este cuaderno, que funciona como la bitácora de un barco, apuntamos todo lo que va pasando en nuestro cultivo.

Es muy importante ser metódico, poner fechas y anotar todo, desde la germinación hasta si ha resultado una buena producción, sabor, etc, ya que esta información no sólo nos muestra fallas y problemas del cultivo, también ofrece información muy útil para planificar las próximas cosechas para saber del comportamiento de determinadas variedades, resultados, resistencias a las plagas, etc.

Estos meses son también un buen momento para limpiar y guardar las macetas, lo que aumentará su vida útil y nos permitirá invertir más dinero en semillas. También es buen tiempo para hacer reparaciones en el lugar del cultivo, instalar una caseta, un invernadero, montar mallas de ocultación y sombreo ya que lo podrás hacer tranquilo sin tener que moverte entre las plantas.

Con estos consejos ya puedes ir llenando el vaporizador, sentarte frente a la compu, buscar catálogos, libretas,
lápiz, papel y comenzar a planificar el próximo cultivo.

Fuente: Revista Soft Secrets

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *