Cannabis, Lifestyle, Medicinal, Salud

¿Por qué consumir semillas de cáñamo?

Las semillas de cáñamo y sus derivados, son una elemental fuente de proteínas de origen vegano. Además de aportar ácidos grasos, vitaminas, minerales y fibra, pudiendo ser la clave para una dieta diaria, saludable y sin gluten.

Semillas de cáñamo

El cáñamo se ha utilizado desde hace siglos, los primeros registros se dieron en China. Donde fue la piedra angular para el desarrollo de los primeros pobladores.

De la planta se utilizaban las semillas, por su alto contenido nutricional, además de las fibras y las flores que se usaban para la elaboración de medicamentos.

De hecho, existen testimonios de que el cáñamo se introdujo siglos antes de cristo, en toda la comarca del mediterráneo. Incluso durante la Edad Media, se fabrico papel y velas de barcos.

Pero a mitad del siglo XX, cambió el rumbo de la cannabis, tanto para el cáñamo, como para la cannabis. Quedó a merced de un severo sistema de fiscalización internacional.

En la Convención Única de Naciones Unidas de 1961, se dispuso introducirla en el listado de sustancias estupefacientes. Fue lo que nos sepultó en este régimen de prohibición que vivimos actualmente.

El resultado que el cultivo de la cannabis y el cáñamo pasaron a estar prohibidos. La excepción fue el cultivo para fines medicinales, y conforme pasaron los años el cultivo de cáñamo con fines industriales.

Composición de las semillas de cáñamo

Semillas enteras Semillas peladas Harina
Aceite 36% 44% 11%
Proteínas 25 33 34
Carbohidratos 28 12 43
Energía (kg/100grs) 2200 2093 1700
Fibra 28% 7% 43%

Los ácidos grasos

Sin embargo, la aportación que predomina de las semillas de cáñamo, son los ácidos grasos esenciales o EFAS. El ácido omega 3 alfa linolénico, que se encuentra presente en un 20%. Y el ácido inoleico omega 6 en un 55%.

También contiene cantidades imponentes de sus productos metabólicos, tales como el ácido gamma linolénico presente hasta un 4%, y ácido estearidónico presente del 0.5 al 2%.

Algo particular si se mide el aceite de semillas de cáñamo con otros aceites vegetales, es la comparación de omega 6 y omega 3.

Ésta se halla alrededor del 3:1 (triple de omega 6 que de omega 3). Es la porción sugerida para consumo humano.

Las proporciones altas de omega 6 respecto a omega 3 generan muchas enfermedades de tipo cardiovasculares, autoinmunes, incluyendo el cáncer.

Pero cuando se reduce esta proporción, bajando la cantidad de omega 6 o aumentando el omega 3, los resultados en cuanto a la salud son asombrosos.

Hablamos de un aceite rico en ácidos grasos poliinsaturados (PUFAS), y también enfatiza su baja congregación de ácidos grasos saturados.

Así mismo el aceite de semillas de cáñamo, contiene tocoferoles, compuestos orgánicos atendidos por varios fenoles metilados de los cuales varios operan como Vitamina E.

Además de contener más tocoferoles que en su mayoría son aceites vegetales. Destacan el γ-tocoferol y el α-, β- y δ-tocoferol.

Proteínas de origen vegano

Las proteínas se producen de aminoácidos que suministran los elementos a la hemoglobina, los anticuerpos para luchar contra las infecciones, hormonas y enzimas que acceden a que se originen todas las reacciones químicas en las células.

Por lo tanto, son indispensables para la salud, y debemos usarlas todos los días. Al contrario de las grasas y los azúcares, las proteínas no son retenidas por el cuerpo.

Si existe déficit de proteínas, el cuerpo humano se ve obligado a descomponer el tejido celular para corregir.

La harina de semillas de cáñamo es una fuente de proteína vegana de fácil digestión. Puede haber variación en su contenido, esto depende de si las semillas son enteras o descascaradas.

Pero generalmente, su porción es más elevada de la que tienen prácticamente todos los vegetales, o por lo menos la misma que la carne y el pescado.

En comparación con las semillas de soya, las semillas de cáñamo contienen menos proteínas. Pero, muchos señalan que las semillas de cáñamo son aún mejores.

Debido a su contenido de proteínas un 25%, mientras que la soya tiene el 32%. Y por su parte la soya tiene un alto contenido de tripsina.

¿Qué es la Tripsina?

Es una enzima digestiva, secretada por el páncreas. Su principal función, es descomponer las proteínas en el intestino delgado.

Los inhibidores de tripsina paralizan esa función enzimática. Se descompone y digiere menos cantidad de proteínas.

En cambio, las semillas de cáñamo, no contienen inhibidores de tripsina. Así que todos los aminoácidos y todas las proteínas están a merced del organismo.

Además, se ha descubierto que las proteínas de cáñamo vegano tienen altos niveles de aminoácidos, y que además contienen azufre como metionina, arginina y cisteína.

Ideales para dietas versátiles, como un complemento alimenticio. Las clásicas dietas que se utilizan, para aumentar masa muscular.

No todas las proteínas son de fácil digestión, todo depende del alimento que se consuma. Por ejemplo, las legumbres y frutos secos contienen ácido fítico.

Este ácido hace que ciertas proteínas no sean digeribles por el cuerpo, además de obstaculizar la absorción de nutrientes como el zinc y el hierro.

Las semillas de cáñamo, tienen edestina y albúmina. Éstas dos proteínas, son de alta calidad y de fácil digestión.

Vitaminas, minerales y fibra

Así mismo, su alto contenido en vitaminas C y E, le dan propiedades antioxidantes que combaten contra los radicales libres y detienen el envejecimiento de las células.

Además de contener vitaminas A, B1, B2, B3, B6 y D. En fusión ayudan a fortificar el sistema inmunológico, disminuyendo el riesgo de contraer infecciones y catarros. Y de igual manera ayudan en la absorción del hierro, para evitar la anemia.

Al mismo tiempo los ácidos grasos, proteínas, vitaminas y minerales, las semillas de cáñamo son una grandiosa fuente de minerales.

Entre estos minerales sobresalen el potasio, magnesio y el hierro. Alrededor de 100 gramos de semillas, aportan un 75% de los valores de referencia de nutrientes (VRN).

Mineral mg/100grs
Fósforo 1160
Potasio 859
Magnesio 483
Calcio 145
Hierro 14
Sodio 12
Manganeso 7
Zinc 7
Cobre 2

Y concluimos con la fibra. Las semillas de cáñamo cuentan con un alto contenido en fibra, simbolizando hasta en un 43% de su composición. Cuando se transforma en harina.

La fibra es una ingrediente saciante y colaborador de la regulación de la función intestinal. Es única, para las personas que sufren de trastornos intestinales o estreñimiento.

Por otra parte, de acuerdo a la Fundación Española del Corazón. El consumo de fibra, se asocia a la reducción de hasta un 59% de la muerte por enfermedad cardiovascular, respiratoria y cáncer.

Cómo sacar provecho

Las semillas de cáñamo tienen un grano mantecoso. Su saborcillo podría describirse entre nuez y almendra. Verdaderamente son muy ricas.

En el mercado pueden estar enteras o sin cáscara, son las más utilizadas como ingrediente adicional para ensaladas, panes, lácteos, cremas, arroz, etc.

Si vienen enteras, se deben triturar ya que su cáscara es muy dura e incómoda de masticar para muchos. Otra opción sería pelar las semillas.

También se puede encontrar, aceite de semillas de cáñamo. Tiene un sabor suave y guarda todas las propiedades de las semillas. Sin duda es una alternativa saludable en comparación a otros aceites.

Es más, la harina de semillas es excelente para suplir cualquier harina. Para elaborar Pizzas, bizcochos, rebozados. Hasta es un excelente ingrediente, para elaborar leche vegetal.

Por ultimo las semillas de cáñamo, están calificadas como un superalimento. Por su fibra, proteína vegana, vitaminas, minerales y ácidos grasos principales. Además de fáciles de añadir en cualquier plato de una forma u otra. Añádelas a tu dieta y te sorprenderás.

Fuente: lamarihuana