El aislamiento social como método de prevención para desacelerar los contagios de la COVID-19 ha provocado un aumento histórico en Puerto Rico de licencias expedidas para el consumo de cannabis medicinal, a la vez que los dueños de dispensarios confirman un incremento hasta de un 100% en ventas durante los pasados dos meses y medio.Para marzo, el mismo mes que el gobierno decretó un toque de queda que puso un candado temporal a muchos comercios y obligó a los ciudadanos a estar en confinamiento, en la Oficina de Cannabis Medicinal del Departamento de Salud -agencia que fiscaliza la industria en la isla- se empezó a registrar más solicitudes de renovación y licencias que de lo ordinario de pacientes que recibieron una recomendación médica para el uso de cannabis como tratamiento para sus condiciones de salud.

“Las solicitudes de licencia (nuevas y renovaciones) que reciben mensualmente en la plataforma, en promedio, no pasan de 7,000 pero para el mes de marzo se recibieron 7,998 y en abril fueron 8,625… ese es el número más alto que hemos registrado en la oficina… estamos hablando de casi dos mil más de que los que se recibían antes de la cuarentena. Ese número nunca lo había visto”, dijo a Primera Hora la licenciada Dennise Maldonado, directora de la Oficina de Cannabis Medicinal al agregar que hasta el 13 de mayo el registro alcanzaba 4,291 casos. “La tendencia es marcada y sostenida para que posiblemente veamos un récord nuevo también en este mes”, dijo.

La marihuana medicinal es el uso de la planta del cannabis tipo Sativa, Indica, o un híbrido de estas y sus cannabinoides como THC, CBD, entre otros, como una alternativa terapéutica paliativa para ciertas condiciones delibitantes. En Puerto Rico, la industria está regida al marco de la Ley 42 para Manejar el Estudio, Desarrollo e Investigación del Cannabis para la Innovación, Normas Aplicables y Límites; y por la Junta Reglamentadora del Cannabis Medicinal (Reglamento 9038).

Aunque el cuerpo asesor médico de la agencia aún no ha hecho un análisis oficial de lo ocurrido, Maldonado adjudica el crecimiento en casos a los efectos adversos que ha tenido la cuarentena en el aspecto emocional y físico de muchos pacientes.

“No me he reunido con el cuerpo asesor médico. No obstante, ahora mismo por la información que nos brinda el sistema sí estamos viendo que el desorden de ansiedad es el más que ha aumentado entre los solicitantes y podemos entender que hay factores que influyen como el miedo a lo desconocido, la falta de empleo… los factores son diversos”, sostuvo.

Datos de la agencia indican, por ejemplo, que en el mes de abril el 53% de los pacientes señaló que entre las condiciones que tratarían con el cannabis medicinal estaba la ansiedad y otras condiciones que causan ansiedad. En lo que va de mayo el porcentaje aumentó a un 55% en esas categorías.

“Ciertamente, desde marzo estamos viendo un aumento en desórdenes de ansiedad, insomnio y depresión en las recomendaciones médicas. Esa información la proveen los médicos a la agencia cuando recomiendan el tratamiento”, mencionó Maldonado al explicar que cuando se habla de “otras condiciones que causan ansiedad” se hace referencia a que los pacientes tienen diagnósticos de enfermedades catastróficas o crónicas que le causan patologías asociadas al desorden emocional.

De acuerdo con las estadísticas del Departamento de Salud existen más de 130,000 pacientes con tratamiento de cannabis medicinal en la isla, de los cuales el 60.36% son hombres y 39.64% mujeres.

La población de pacientes entre los 21 y 40 años ocupan el 44.47% de los casos, mientras que los menores de edad ocupan menos del 2%.

En total hay 130 dispensarios que venden productos medicinales del cannabis y casi todos están concentrados en la región Metro- Fajardo. Además, la plataforma del Departamento de Salud tiene registrado que hay 33 cultivos de marihuana para fines de tratamiento médico legal y 32 empresas manufactureras del cannabis en la isla.

Preferencia por los “gummies” en la cuarentena

Luis González, socio de los dispensarios Earth Gift -con localidades en Plaza San Miguel, en Trujillo Alto y Carolina (Laguna Gardens)- ha percibido desde marzo un vertiginoso aumento de ventas y de nuevos clientes que han llegado a los establecimientos buscando alternativas de productos para liberar la tensión y mejorar la calidad del sueño.

“Después del coronavirus estamos viendo un aumento de clientes que están buscando tratar condiciones de depresión, ansiedad e insomnio. De eso es lo más que se quejan… en estos dos meses se dispararon esas condiciones y yo entiendo, por lo que mencionan, que es que muchos no tienen trabajo y saben que viene una recesión económica y eso les altera las emociones”, detalla al agregar que en el caso de clientes nuevos el aumento ronda entre un 15% y un 20%.

Agregó que en promedio en cada uno de los establecimientos se atienden 200 clientes por día cuando en promedio las visitas fluctúan en 150 diarias. El valor aproximado en cada transacción es de $150, reveló González. Los comestibles y los vaporizadores ocupan los primeros lugares en venta. “Los gummies y la flor son el pan nuestro de cada día”, destacó.

En el dispensario Green Heaven -ubicado en Plaza Matienzo en Trujillo Alto- su propietaria Lisandra Aponte confirma un aumento de hasta un 100% en las ventas de marzo, abril y mayo, en comparación con los registros que tuvo el negocio en febrero.

“Hemos recibido mucho paciente nuevo que no estaba viniendo antes… las ventas han subido drásticamente, en mi caso, en un 100% cada mes en comparación con febrero, que fue cuando abrimos. El cambio se notó bien rápido desde que empezó el ‘lockdown’ el 14 de marzo. Fue algo bien marcado”, señaló en referencia a que, por ejemplo, en marzo tenía un registro en su sistema de 150 pacientes y en abril esa cifra se duplicó a 300. “Y eso sigue aumentando porque todos los días llega gente nuevos”, aclaró.

Como expresó la funcionaria del Departamento de Salud, los recientes clientes que se reciben en Green Heaven buscan tratamiento para aliviar la ansiedad y el insomnio.

“Esas dos son las más comunes que estamos viendo en estos días. También tengo muchas personas mayores que vienen con neuropatía y dolores crónicos. Pero la ansiedad y el insomnio son las dos condiciones más notables en la cuarentena. Antes venían con otras condiciones como dolores musculares, migraña… ahora casi todos llegan y lo primero que mencionan es que no pueden dormir o que tienen ansiedad por lo del cierre y porque no pueden salir de sus casas”, explicó Aponte.

Los comestibles, como mencionó González, también son los predilectos en estos días. “Se está vendiendo mucho gummie y chocolates. Pero tenemos una variedad de comestibles que incluyen miel, galletas, brownies, hard candy y chocolate en polvo, entre otros”, agregó.

Estrictas medidas de prevención

Entre las medidas de prevención implantadas por los dispensarios está restringir la entrada de pacientes a los establecimientos y evitar que estos vayan acompañados.

“Aquí todo el mundo entra con su mascarilla, guantes, tenemos limpieza desinfectante cada hora y algo que nos han funcionado muy bien es que los clientes están haciendo las órdenes por teléfono o por la plataforma weedmaps”, sostuvo Aponte al indicar que, por lo general, los pedidos están listos en 15 minutos y los pacientes los recogen en el negocio. “No llevamos productos a los carros porque eso está prohibido por el Departamento de Salud”, añadió.

Mientras, en Earth Gift han implantado un protocolo que incluye coger la temperatura a los clientes y utilización de filtros de aire que dispersan ozona y ayudan a desinfectar el área.

“Además, tenemos un sistema de turnos a través de unos beepers como los que se entregan en los restaurantes que le permiten a los pacientes irse a su carro y regresar a la tienda cuando ese beeper vibre. También tenemos los pedidos por teléfono con ‘pick up’ en el dispensario”, dijo González.

Recomendaciones de la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y autoridades de salud pública de todo el mundo actúan para contener el brote de la COVID-19, pero reconocen que este momento de crisis está generando estrés en la población. Ante este cuadro la OMS elaboró unas recomendaciones para apoyar el bienestar psicosocial y la salud mental durante la epidemia de coronavirus.

Entre estas se recomienda a las personas que están en aislamiento social a que traten de mantener sus rutinas personales diarias o intenten otras nuevas. “Si las autoridades de salud han recomendado limitar su contacto físico social para controlar el brote, puede seguir conectado por medio del correo electrónico, las redes sociales, videoconferencias y teléfono”, se aconseja en el boletín de la organización.

“En los períodos de estrés, preste atención a sus propias necesidades y sentimientos. Ocúpese de actividades saludables que le gusten y que encuentre relajantes. Haga ejercicio regularmente, mantenga sus rutinas habituales de sueño y consuma alimentos saludables”, agrega el documento que alienta a las personas a buscar ayuda profesional en caso de que sea necesario.

Línea PAS sigue aumentando llamadas relacionadas a COVID-19

En Puerto Rico, la Línea PAS (Primera Ayuda Psicosocial) de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (Assmca) registra diariamente un gran número de llamadas de personas buscando ayuda.

Según el informe del gobierno publicado ayer, tan reciente como el viernes 15 de mayo la Línea PAS recibió 3,794 llamadas y de estas 835 estuvieron relacionadas directamente a la COVID-19. Según los datos 116 de los casos atendidos fueron personas diagnosticadas con el novel coronavirus o en espera de resultados.

La administradora de Assmca, Suzanne Roig, ha indicado públicamente que antes de la emergencia por la pandemia el promedio de llamadas a la línea era de 1,400 a 1,500 diarias.

La Línea PAS está disponible las 24 horas del día, los 365 días del año. Los teléfonos son atendidos por personal especializado en salud mental, adicciones y violencia a través del número 1-800-981-0023.

Fuente: primerahora