Cannabis, Cultura, Lifestyle, Productos y reseñas

¿Qué es un Grinder?

Las preferencias del consumidor de cannabis pueden ser muy variadas. Pero nunca puede faltar un buen papel y un grinder para cannabis.

El día de hoy comentaremos de los grinders. ¿que son? ¿Para qué sirven? ¿Cómo se usan? ¿Cuáles son sus orígenes? Y los diferentes modelos que nos podemos encontrar en el mercado.

¿Qué es un grinder?

Es una herramienta que se utiliza para moler los cogollos de marihuana. Aunque hoy día también se usa para moler tabaco y especies que utilizamos para cocinar.

El nombre se deriva del verbo inglés grind, que significa “triturar, moler, picar o desmenuzar”. Así que grinder se puede traducir como una “trituradora”.

Por lo regular viene en dos partes o mitades y su forma es cilíndrica, en el interior cuenta con una serie de dientes afilados.

Al introducir unos cogollos de marihuana y girar las dos mitades, los dientes se encargarán de molerlos.

Como resultado obtendremos una hierba molida, que facilitará el forjado del porro. Y lo mejor de todo es que al utilizarlo, evitará que la resina de los tricomas termine pegada en nuestros dedos.

La mayoría de los consumidores se ayudan con los dedos o unas tijeras para limpiar los cogollos. De esta manera, parte de la resina se queda en los dedos o en las tijeras.

Variedad de grinders

 Anteriormente dijimos que un grinder viene en 2 partes o mitades. Pero en el mercado hay una extensa variedad de modelos, que viene en varias partes y tienen diferentes funciones.

En cuanto a su fabricación hay de plástico, de metal y de madera. De igual manera en resina y piedra.

Por lo regular son aparatos manuales, pero también hay automáticos, que se accionan con una manivela, o por medio de un motor.

Para algunos consumidores se ha vuelto un objeto de colección, ya que son unas verdaderas obras de arte.

Tipos de grinders y características

– Grinder de plástico

Es de un material muy maleable, de manera que permite que sean fabricados de diferentes formas. Además de ser básicos no pesan y son bastante económicos.

Pueden ser planos y su presentación puede ser en dos o más piezas; mientras que el que viene en forma de pelota, se compone solo de 2 piezas.

Los puedes conseguir en un Grow Shop, por la cantidad de 2 o 3 euros. Los dientes tienden a perder su filo; y debemos evitar que se caiga, para que sus piezas no se fracturen, pero al final cumple con la función.

– Grinder de metal

Se fabrican en aluminio o acero inoxidable, por lo que son de mayor resistencia y durabilidad. A diferencia del grinder de plástico es más pesado.

Igualmente viene en dos o varias partes. Se considera como eterno, ya que los dientes nunca pierden su filo.

El precio en el mercado es de 6 a 7 euros en los más sencillos de 2 piezas. Los de 3, 4 y 5 piezas por lógica su precio es más alto.

– Grinder de madera

Es considerado como el más elegante. Su presentación viene en 2 partes. En la parte superior trae tallados con hermosos acabados. Los consigues en el mercado por 3 euros aproximadamente.

Desafortunadamente por el tipo de material; con el que están fabricados son más susceptibles a sufrir desgaste por el uso. Su peso esta entre el de plástico y el de metal.

Debido al tipo de material; con el que están elaborados, no son fáciles de limpiar. La madera es porosa, por lo tanto, no se puede limpiar ni con líquidos o productos como el alcohol.

– Grinder con manivela

Este modelo es de metal y no deja de ser convencional, en la parte superior trae su manivela.

Funciona igual que un molinillo de especies, cuando se gira la manivela en el interior una de sus partes gira y la otra no se mueve. De esta forma se muelen los cogollos, como lo hacíamos de manera manual girando la muñeca.

Su precio oscila entre los 15 euros, si hablamos de los más baratos.

Grinder con motor

Cuenta con un diminuto motor que funciona con pilas. Basta con presionar un botón, y comienza a moler los cogollos. Este grinder es perfecto para los perezosos.

No es una pieza de bolsillo y mucho menos cómoda de transportar, debido al motor y su batería. Es de uso exclusivo en casa.

Puedes adquirirlo por menos de 10 euros. Así mismo debes ser precavido y tener a la mano otro grinder, por si te quedas sin batería.

De que se compone un grinder

Se compone de 2 partes o piezas como mínimo. Pudiéramos decir que se compone de una tapa y un contenedor. Que por lo general la tapa es más delgada, que el contenedor.

Aunque en ocasiones consta hasta de 5 partes y cada una cumple una función diferente como:

– Con separador de semillas

Es una serie de pequeños orificios en el interior del contenedor y entre los dientes. Si por alguna razón; el cogollo que vayamos a moler tiene semillas, estas se colarán entre los orificios.

En los grinders de 3 piezas. Constaría de tapa, contenedor con orificios, y un compartimento debajo del contendor a donde caerán las semillas.

– Con rejilla para el polen

En estos grinders a diferencia de los anteriores, en el depósito para las semillas cuentan con una fina malla. Donde el polen y los tricomas se irán colando, mediante esa malla con el uso constante.

Así mismo, se ira acumulando en la malla, la resina de los tricomas de cannabis. Teniendo como resultado, un exquisito hachís. Este sería un grinders de 4 piezas.

– Con compartimento para hierba 

Hay grinders, con un compartimiento para guardar un poco de hierba. Puede traerlo cualquier grinder que se componga de 2, 3 o 4 piezas, haciendo un total de 3, 4 o 5 partes.

Así mismo, se pueden guardar algunos papelillos. Por si algún día no tienes con que forjar un cigarrillo, te alegrara saber que guardaste algunos en el compartimiento.

– Con imán 

Este tiene la función de sellar la tapa y el contenedor, para que no se abra y por accidente se caiga la hierba. Regularmente el imán viene en interior y al centro del grinder.

Si el imán esta en la tapa, la pieza metálica con la que hará contacto estará en el contenedor o viceversa.

¿Cómo se usa?

El modo de utilizar un grinder de cannabis, es de lo más sencillo. No obstante, hay que tomar en cuenta algunas recomendaciones.

Por ejemplo, no se recomienda llenarlo en exceso para que se pueda moler más fácil.

Debes colocar solo la cantidad de cannabis para forjar un porro o para una carga de vaporizador.

La tapa debe estar siempre hacia arriba. Si por alguna razón el cogollo tiene semillas, estas se irán fácilmente por el separador.

En relación a lo anterior, otra recomendación es empezar a girar el grinder lentamente. Si cuenta con alguna semilla, lo lógico es que ponga resistencia.

Si giramos con bastante fuerza el grinder, se romperán las semillas y lejos de ser un porro con sabor increíble, pasará a ser bastante desagradable. Ya que la cáscara de las semillas huele y sabe fatal.

Tomando en cuenta lo anterior, comienza a girar el grinder con un movimiento de muñecas. Bastará con 5 segundos para moler finamente la hierba.

Si mueles mas hierba de la que vas a consumir, déjala en grinder para otra ocasión. Y antes de abrirlo, gíralo un poco para que repose y no se caiga.

¿Cómo se limpia un grinder?

A medida que vas usando el grinder de cannabis, este dejará de girar y triturar la hierba como lo hacía al principio. Esto es algo de lo más normal, se debe a la resina que se adhiere en el interior.

Al inicio se trataba de afiladas cuchillas, que por el uso y la acumulación de tricomas y masa vegetal del cannabis en ellas se va perdiendo. Y si al principio eran giros suaves, se volverán giros complicados o imposibles.

Por lo tanto, al llegar a este punto, no quedará otra opción más que proceder a limpiarlo y extraer los restos de cannabis, para volver a la función inicial.

Para llevar a cabo la limpieza de un grinder de cannabis, hay varias opciones. Pero en ninguna, está la opción de rasparlo con una navaja u objeto con filo.

Por consiguiente, Además de la resina, se llevará consigo trozos metálicos, plásticos o de madera, dependiendo del material de fabricación. Un dabber sería una buena opción.

– Limpieza con alcohol

Es una de las técnicas mas usadas, debemos usar alcohol puro; ya que no cuenta con excipientes nocivos. Para obtener un excelente resultado de limpieza, lo primero es cerrar el grinder y limpiarlo por el exterior con un trapo empapado. De igual forma en un bote o recipiente con tapa, añade un poco de alcohol y sumerge las partes que componen a tu grinder. Ciérralo y deja reposar para que el alcohol vaya disolviendo la resina. Se puede agitar para remover y facilitar la limpieza.

Por consiguiente; saca cada una de las piezas y con cepillo de dientes o pincel. Procede a frotar las piezas para eliminar, los residuos más impregnados.

En seguida le damos un último remojón en el alcohol. Finalmente; lo limpiamos de nueva cuenta, con el mismo cepillo y agua caliente. Lo dejamos secar y ya tenemos nuestro grinder como el primer día.

El alcohol sobrante lo dejaremos evaporar ya que cuenta con todos los cannabinoides que tenía el grinder. Y el residuo lo podremos usar como queramos.

– Limpieza con leche

Esta limpieza se hace con leche hirviendo, por lo que solo aplica en los grinders de metal. Los de plástico pueden deformarse debido al calor.

En una cacerola con leche a fuego directo, se sumergen las partes del grinder. Previamente limpios con alcohol solo por el exterior, para quitar la suciedad.

Deja hervir la leche de unos 10 a 15 minutos, vigilando que no se tire de la cacerola. Apagamos y retiramos del fuego, sacamos las piezas del grinder con mucho cuidado de no quemarnos.

El grinder lo limpiaremos para terminar con agua caliente y lavavajillas. Y lo pondremos a secar para terminar.

Le leche cannábica que obtendremos podemos usarla para un té o un batido frio.

En conclusión, Aunque un grinder de cannabis es para algunos consumidores innecesario, para otros tiene otro valor incalculable. Es útil, barato y si le damos el uso y los cuidados necesarios, tendremos grinder para rato. Además, si eres amante de coleccionar objetos raros, sería una buena opción, ya que existen infinidad de variedades y modelos.

Fuente: lamarihuana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *