Cannabis, Productos y reseñas, Salud

¿Qué hacer si tu mascota comió cannabis?

Los perros tienden a ser curiosos e intrépidos, invariablemente acostumbran comer cosas que se supone no deberían hacerlo. En ocasiones, la exploración y los refrigerios secretos de tu mascota simplemente terminan en desastre. Otras veces, come accidentalmente, algo que podría ser perjudicial para su salud. Hay alimentos y artículos domésticos que pueden resultar tóxicos para tu mascota. Por ejemplo, chocolates, cebollas, nueces de macadamia, aguacate, uvas y, sí…cannabis.

¿Qué debo hacer?

Hoy día que la cannabis es legal, en diferentes partes del mundo. Además, de estar presente en muchos hogares. Por consiguiente, dueños de mascotas tienen una inquietud: que su mascota encuentre a su paso, su guarida legal de la cannabis. Ahora bien, ¿Qué debes hacer si tu mascota come cannabis? ¿Es peligroso para tu mascota comer marihuana? ¿Ciertas variedades o cantidades de marihuana, son más peligrosas que otras para las mascotas?

Cuando una mascota come marihuana, normalmente no pone en peligro su vida. Sin embargo ¡sí puede pasar! El THC (tetrahidrocannabinol), es tóxico para las mascotas. En cantidades menores, el THC puede hacer que tu mascota se sienta mal un tiempo. Pero en cantidades mayores, el THC puede provocar efectos secundarios graves. Como convulsiones y coma, algo que podría ser fatal para la mascota.

Si sospechas que tu mascota comió marihuana, debes tomarlo en serio y poner atención ante esta situación. Especialmente si tu mascota comió una porción significativa de THC.

Si tu mascota se comió la planta de la cannabis, primero que nada, debes contactar al veterinario. Además, es primordial para los dueños, saber sobre la toxicidad y síntomas que puede presentar la mascota. Y, sobre todo, cómo trata un veterinario la toxicidad de la cannabis.

Contacta al veterinario

Siempre que tu mascota ingiera algo que no debiera, sin importar lo que sea. Debes comunicarte inmediatamente, con el veterinario o con una línea de ayuda; para el control de intoxicaciones de animales. Debes comunicarle lo qué se comió, cuándo lo comió y que síntomas presenta. Asegúrate de responder todas y cada una de las preguntas, sobre todo con honestidad. Y darle todos los detalles posibles, sobre el producto que ingirió.

Si te causa pudor decirle al veterinario que tu mascota se tragó la cannabis, debes superar ese sentimiento. Debido a que de ello depende la salud de tu mascota. El veterinario requiere de toda la información posible, para darle la mejor atención a tu mascota. Así que, recomiendo seas de lo más honesto, con el veterinario.

Después de recurrir al veterinario o con un experto en control de venenos para animales. Sigue al pie de la letra, las recomendaciones. Si te dicen que acudas de inmediato, hazlo. Si el veterinario dice, que no es necesario que tu mascota asista. Debido a que lo puedes observar desde casa y estar al pendiente de cualquier cambio en su salud.

Información importante

  • Qué tipo de marihuana ingirió Si sabes qué tipo de cannabis comió, es importante que des esta información al veterinario. Ya que los niveles de THC, pueden variar en los productos. Por ejemplo, la flor de la cannabis recreativa, tiene un nivel promedio de THC del 10% al 20%. Mientras que los concentrados de la cannabis, pueden tener un nivel de THC de hasta el 99%. Por citar otro ejemplo, un aceite de cannabidiol derivado del cáñamo (aceite de CBD), puede tener solo trazas de THC. Sin embargo, un brownie de cannabis medicinal, podría tener más de 50 mg de THC.
  • Cuánta marihuana supones que ingirió: También le podrías compartir la cantidad de cannabis, que supones se comió tu mascota. Ya que esto pude afectar a su salud, por la dosis que ingirió. O ¿Se comió los residuos de un porro fumado? ¿Se comió una barra de chocolate con alto contenido de THC? ¿Comió algunas gomitas de CBD?
  • Otros productos de marihuana que haya ingerido: Algunos productos de la cannabis, pueden contener otro tipo de ingredientes. Que podrían ser dañinos para la salud de la mascota. Es probable que los comestibles tengan ingredientes, que no son seguros, como el chocolate o el xilitol (edulcorante artificial).

Observa los síntomas

La ingesta de la cannabis, puede provocar diferentes síntomas en las mascotas. Después de que tu mascota ingiera la cannabis, debes poner atención a los síntomas e informarle al veterinario. Si presenta síntomas de intoxicación grave, por la ingesta de marihuana, se debe buscar la atención inmediata de un veterinario.

Pequeñas dosis de la cannabis, pueden provocar  presente síntomas de leves a moderados por la ingesta, que incluyen:

  • Agitación o hiperactividad
  • Cambios en la temperatura corporal
  • Cambios en la frecuencia cardiaca
  • Depresión
  • Pupilas dilatadas
  • Desorientación
  • Babeo
  • Coordinación alterada
  • Letargo
  • Sensibilidad a los ruidos fuertes
  • Respiración lenta
  • Incontinencia urinaria
  • Vómitos

Por lo general, los síntomas de leves a moderados disminuyen por sí solos con el reposo, tiempo y agua. Aun así, dile al veterinario si tu perro está presentando esos síntomas y sigue sus recomendaciones.

En el caso de dosis más altas de la cannabis, pueden hacer que la mascota presente síntomas graves y letales (muerte) que incluyen:

  • Temblores
  • Convulsiones
  • Estado comatoso

Si tu mascota tiene alguno de estos síntomas graves, de intoxicación por la cannabis, busca atención de inmediato.

No dudes en acudir al veterinario

Si tu mascota presenta algún efecto secundario grave, por la ingesta de la cannabis. Acude de inmediato al veterinario, sin dudarlo. Si tienes duda en cuanto a los síntomas de tu mascota, si son graves o no. De igual manera, acude con el veterinario. Cuando se trata de la salud de la mascota, es preferible prevenir que lamentar.

Una vez que te encuentres con el veterinario, evaluará la situación de la mascota. Verificando los niveles de intoxicación, por marihuana. Por lo general realizan, análisis de sangre y orina. Así mismo, tratará de controlar, la presión arterial de la mascota. Y en el supuesto caso que la mascota, se haya tragado el recipiente donde estaba la marihuana. Es probable que le realicen un ultrasonido.

Si la mascota acaba de tragar marihuana y aún no presenta ningún síntoma. El veterinario puede provocarle el vómito, con peróxido de hidrógeno. Siempre y cuando se haga inmediatamente, esto puede prevenir cualquier presencia de algún síntoma.

Generalmente, la mascota que ingiere marihuana, presentará los síntomas; una vez que este con el veterinario. En ese contexto, el veterinario tratará los síntomas de la mascota. Esto a menudo se hace como parte de la atención y el apoyo. Por ejemplo, podría darle a tu mascota, líquido por vía intravenosa. Para auxiliarlo con la deshidratación, o la presión arterial irregular.

En casos más severos de intoxicación, por marihuana o ingesta de chocolate con marihuana.  El veterinario optará por un tratamiento, más agresivo para la mascota. Por ejemplo, uno más intenso con anticonvulsivos, carbón activado o antiarrítmicos.

Reconsidera la guarida de almacenamiento para la marihuana

Por consiguiente, una vez que hayas superado la crisis, tendrás que remodelar tu guarida de almacenamiento de la cannabis. Las mascotas son increíblemente ingeniosas, por ello deberás mantener la marihuana lejos de su alcance. La cannabis se conserva mejor, en lugares frescos, oscuros y secos. Por lo tanto, busca el lugar adecuado, que se ajuste a estas recomendaciones. En donde la mascota, no pueda entrar. Podrías usar un recipiente hermético, y colocarlo en el fondo del armario; lo más alto posible. También podrías considerar un frasco con tapa giratoria, lo cual sería muy difícil que tu mascota pudiera abrirlo.

Finalmente, cabe mencionar que todos en el hogar, deben tener cuidado en donde dejan la cannabis. Esto incluye al roomie, la pareja, al cónyuge, al novio, al amigo, el primo o cualquier otra persona que pueda manipular la cannabis con la mascota.

Todos deben ser responsables de mantener la cannabis, fuera del alcance de las mascotas. Nadie debe dejar olvidados productos de la cannabis nuevos o usados, donde las mascotas puedan encontrarlos. Esto incluye porros parcialmente fumados. No los dejen en la mesa del café, al alcance de las mascotas; podrían comérselos… y vaya que lo hacen a menudo.

Todos deben almacenar la marihuana, en la guarida legal de su preferencia. Además de mantenerla lejos y fuera del alcance, de una mascota, glotona, intrépida y curiosa.

Fuente: essencevegas