Cannabis, Cultivo

Que tan importantes son los tricomas a la hora de cosechar

Para obtener una buena cosecha de la cannabis, es primordial detectar el momento preciso. Para recolectar el fruto tan ansiado.

En el fondo crees que es tiempo de cosechar, pero algo te inquieta. Tus plantas cuentan con unos cogollos preciosos y cargados de resina (tricomas), pero esa voz interna te dice que debes esperar.

Tiempo de cada variedad

Por lo menos tres o cuatro semanas de cultivo, antes de hacer la recolección. Los pistilos de tus plantas, aun blancos, empiezan a cambiar de color y todavía deben engrosar para obtener cogollos tupidos y apretados.

Si bien es cierto, sabemos, que cada una de las variedades de la cannabis, tienen diferentes etapas de floración. Que varían en cuestión de meses, de unas variedades a otras.

Por ejemplo, las índicas, son más pequeñas, rechonchas y con hojas anchas. Suelen retrasarse para florecer, por lo menos dos meses. Mientras que por su lado las variedades sativas, son más altas, tienen poco follaje y hojas muy alargadas.

Su floración se consigue dilatar, de tres a cuatro meses. Así mismo en el caso, de las plantas híbridas de ambas variedades. Demoran en florecer de 60 a 80 días, todo depende de las condiciones climatológicas y las horas de luz que tengan las plantas.

En su punto de maduración

Sí se tiene presente la fecha, en la que empezaron a florecer las plantas. Solo tendrás que revisar un calendario, para conjeturar cuándo debes recolectar. No es indispensable recordar el día exacto, en que las plantas empezaron a pistilar.

Solo es necesario recordar, la semana aproximada en que brotaron los pelillos blancos (pistilos). Para indagar en el calendario y sumarle, de 60 a 80 días que hemos calculado para esa variedad. Para determinar la semana aproximada en que estarán “hechas” las plantas.

La técnica correcta de verificar, si nuestras plantas han llegado al punto de maduración. Lo más apropiado para percibir, si nuestras plantas han adquirido su punto “óptimo” de maduración. Es ver los tricomas de la planta, haciendo uso de una lupa (de 30x y 50x será apto). Para saber, el grado de oxidación.

Los tricomas son las glándulas secretoras de resina, que desencadenan las plantas de la cannabis (esas gotitas que envuelven el cogollo). Así mismo, son las encargadas de originar, los más de 70 elementos activos de la cannabis. De igual manera llamados cannabinoides (como el THC, el CBD o el CBN), ejecutores de los conocidos efectos psicoactivos de la cannabis.

Al inicio de la floración, estas glándulas de resina presentan un aspecto idéntico al de un palito. Como una gota redonda de resina, de color claro, casi trasparente. A medida que prospera la floración, y los tricomas logran su punto de maduración.

Tono de los tricomas

La mayoría de ellos alcanzan un tono entre lechoso y ambarino, por la degradación de luz, la humedad y la oxidación. Este es el momento indicado, para recoger la cosecha. Debido a que nos autoriza valuar todos los efectos, sabores y aromas de nuestra planta.

Cuando los tricomas logran un tono más hosco, color ámbar oscuro o marrón, nos exterioriza que estos ya se están arruinando. Por consiguiente, el contenido de THC, de los cogollos está descendiendo. Por lo tanto, la hierba cultivada, será menos psicoactiva. Sus efectos serán más narcóticos y sedantes, por lo que podrás fabricar con ella un delicioso hachís.

Secado y almacenado

En cuanto al secado de los cogollos, una vez que los hayas pelado y limpiado. Debes colgar las ramas de las plantas, en un tendedero o en unas cuerdas. Para que no se aplasten, se ensucien o se estropeen. Coloca el tendedero en un lugar oscuro, de ser posible sin nada de luz. Que permanezca fresco, seco y bien ventilado.

Para que el secado de los cogollos sea más fácil, evitando que se pudran a causa de la humedad. Se deben evitar, los lugares con mucho calor. Una buena opción sería, adaptar un espacio en casa; que no utilices. Aunque debes estar consiente, que el olor puede acarrearte dificultades.

Si está en tus posibilidades, puedes comprar por internet. Un generador de ozono o un extractor de aire con filtro anti olor. Para colocarlos en la habitación, durante el secado de las plantas y así evitar problemas. Verifica constantemente el grado de humedad de tus plantas, doblando algunos tallos cada dos o tres días.

Cuando ya estén secas, los tallos tienden a crujir al momento de doblarlos. Pero no deben romperse. Cuando esto suceda, podrás almacenar tus cogollos en tarros o cajas.

Fuente: elcultivador

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *