Salud

Uso de cannabinoides como coadyuvantes en el tratamiento de Diabetes Mellitus tipo 2.

La diabetes mellitus es un grupo de enfermedades metabólicas que se basan en el aumento de la glucosa sanguínea por defectos de la secreción y acción de la insulina. Pertenece al grupo de enfermedades denominadas enfermedades crónico degenerativas.

En México la prevalencia es del 20 – 22 % de la población, del cual el tipo 1 explica el 5 -10 % de los casos, y el tipo 2 el 90 – 95 % de los casos. Este tipo de enfermedades se posiciona como una de las más costosas con una gran morbi – mortalidad por las numerosas complicaciones.

Clasificación.

  • Diabetes Mellitus tipo 1: causada por una destrucción idiopática o autoinmune de las células beta del páncreas encargadas de producir insulina
  • Diabetes Mellitus tipo 2: (de la cual hablaremos hoy) originada por una alteración metabólica provocada por un círculo vicioso integrado por la resistencia a la insulina, disminución de la secreción de esta y el aumento de la glucosa sanguínea, generalmente acompañada por aumento de colesterol y triglicéridos en sangre.
  • Otros tipos que tienen diferentes causas que se revisaran en otra ocasión como lo son:
    • Diabetes insípida
    • Diabetes gestacional

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar Diabetes mellitus tipo 2?

Existen múltiples factores que predisponen a la generación de esta patología, divididos en dos tipos:

  • Modificables: Sobrepeso y obesidad, mala alimentación, sedentarismo, tabaquismo, trastornos de regulación de la glucosa.
  • No modificables: Edad, raza/etnia, antecedentes familiares.

¿Cuáles son los síntomas?

Las manifestaciones clínicas iniciales incluyen: fatiga, debilidad, mareo, visión borrosa, molestias inespecíficas, pérdida de peso inexplicable, aumento en la frecuencia con la que se orina, sed excesiva, aumento del apetito.

Existen ocasiones donde se manifiesta de forma severa donde se presentan cetoacidosis y coma diabético.

¿Cómo se diagnostica la diabetes mellitus tipo 2?

El diagnóstico se realiza con alguno de los criterios aceptados por la American Diabetes Association (ADA) y las Guías de Práctica Clínica (GPC):

  • Toma de glucosa en ayuno mayor a 120 mg/dl
  • Prueba de tolerancia a la glucosa mayor a 200 mg/dl
  • La presencia de síntomas y signos
  • Prueba de hemoglobina glucosilada mayor a 6.5%

¿Cuál es el papel de los Cannabinoides en esta patología?

Los cannabinoides podrían ser un factor muy importante para el control de las alteraciones producidas por la diabetes y el síndrome metabólico.

Hace mucho tiempo que se cree en la existencia de una relación entre el cannabis y el diabetes, y es bien sabido que los cannabinoides afectan el nivel de azúcar en la sangre y al sistema digestivo.

Nuevas investigaciones  llevadas por científicos de la universidad de California y la Universidad de Stanford han indicado que la disponibilidad de azúcar añadido influye directamente en el riesgo de  desarrollar DM2, y han descubierto que los consumidores de cannabis tienen menos probabilidades de padecer diabetes mellitus tipo 2.

Descubrieron que los niveles de resistencia a la insulina y de insulina en ayunas eran respectivamente un 17% y un 16% inferiores en aquellas personas que habían sido o eran consumidores de Cannabis, que las personas que no lo eran.

También observaron que los consumidores de cannabis solían tener contornos de cintura menores.

Estos datos parecían contradecir las asociaciones anteriores entre el cannabis y la ingesta calórica. El mecanismo por el que se produce este proceso aparentemente contradictorio todavía no se comprenden del todo , aunque se cree que los cannabinoides puede tener un papel importante en él.

La presencia de receptores CB1 y CB2 en los órganos implicados en la absorción de nutrientes, en la ingesta y el equilibrio de energía – como el hígado, el tracto intestinal, el páncreas, el bazo, los músculos esqueléticos y los adipocitos, también están presentes en las papilas gustativas y en el sistema nervioso entérico (eje intestino / cerebro) – explica la acción terapéutica de los cannabinoides sobre la regulación del equilibrio alimentario y energético.

Los principales fitocannabinoides implicados en la regulación de los procesos metabólicos son:

  • Delta – 9 tetrahidrocannabinol (THC): Una de las aplicaciones reconocidas del delta-9 THC o de otros compuestos que actúan del mismo modo a nivel del receptor, es la absorción rápida de glucosa en sangre, que se almacena en forma de grasa en los adipocitos y produce, consecuentemente, el aumento del hambre y la ingesta de alimentos al unirse al receptor CB1 en casos de anorexia producida por V.I.H. o cáncer terminal. En tales casos, Δ9-THC puede activar los receptores CB-1 y CB-2 periféricos. Los típicos antojos de dulce que se producen tras la ingesta de Cannabis pueden explicarse del mismo modo. Debe utilizarse el enfoque inverso para reducir la ingesta de alimentos, bloqueando los receptores CB-1 y CB-2 periféricos.
  • Cannabidiol (CBD): El cannabidiol es un antagonista del receptor CB1 que, tal como se ha demostrado, tiene un papel fundamental para el control de la obesidad. Los antagonistas se unen a un receptor pero no provocan ninguna respuesta metabólica; se ha demostrado que el RIMONABANT, un antagonista sintético del receptor CB1, provoca un aumento en la sensibilidad a la resistencia a la insulina, misma que presentan los consumidores de cannabis, y se cree que el cannabidiol puede ejercer una influencia similar; esto explicaría los menores niveles de resistencia a la insulina que presentan los consumidores de cannabis.
  • Tetrahidrocanabivarina (THCV): Los estudios han demostrado que tiene un fuerte potencial como medio de tratamiento de la obesidad relacionada con la intolerancia a la glucosa en los diabéticos, además de contar con importantes efectos antiinflamatorios.
  • Beta-Cariofileno (BCP): Un terpeno conocido como beta-cariofileno (BCP), que estimula el receptor no psicoactivo CB2 provocando efecto antiinflamatorio y analgésico, previniendo o mitigando la enfermedad de Hígado graso.

Cada vez hay más estudios en los que se demuestra que el Cannabis, sin curar, puede ayudar a reducir  los efectos secundarios de las medicaciones estándar, e incluso a  reducir la cantidad de fármacos y de las dosis necesarias para que dicha medicación sea eficaz, y lógicamente , una reducción tanto de medicamentos como de sus dosis empleadas, esto implica, una reducción consecuente de sus efectos secundarios y por lo tanto, una mejoría directa en la calidad de vida del paciente.

Esto lo explica muy bien el Dr. Franjo Grotenhermer, en su libro Cannabis como medicamento. Cito: “Si se emplea el cannabis como medicamento, el peligro de que se desarrolle una dependencia psíquica es mínimo. La alteración temporal del estado de ánimo, el distanciamiento frente al dolor y al sufrimiento, o el logro artificial de una sensación de felicidad tienen sentido cuando se trata de enfermedades graves, pues le das a los enfermos fuerza, y su vida cobra valor por sí misma”(1).

Es de vital importancia sensibilizar a la población con esta enfermedad para que con ayuda de profesionales de la salud, generen las redes de apoyo que permitan garantizar la adherencia terapéutica necesaria para prevenir complicaciones que deriven en la muerte.

Fuente: revista cannaculta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *